Buscar este blog

sábado, 31 de mayo de 2014

31 de mayo: La visitación de la Virgen María a su prima Santa isabel

La Virgen María (después de la encarnación del Verbo en su seno, visita a su prima Isabel que esperaba un niño (San Juan Bautista). Isabel reconoce a la Virgen como "lamadre de mi Señor".

Lucas 1:39-46: En aquellos días, se levantó María y se fue con prontitud a la región montañosa, a una ciudad de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. Y sucedió que, en cuanto oyó Isabel el saludo de María, saltó de gozo el niño en su seno, e Isabel quedó llena de Espíritu Santo; y exclamando con gran voz, dijo: «Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu seno; y ¿de dónde a mí que la madre de mi Señor venga a mí? Porque, apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo, saltó de gozo el niño en mi seno. ¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!» Y dijo María: «Engrandece mi alma al Señor... 

 La celebración de la fiesta es iniciativa de San Buenaventura, franciscano, en el 1263. El Papa Urbano VI (reinó del 1378-89), la extendió a toda la Iglesia, pidiendo el fin del cisma que sufría la Iglesia.


En el misterio de la Visitación, el preludio de la misión del Salvador
Catequesis mariana Santo Padre Juan Pablo II 2 de octubre de 1996

En el relato de la Visitación, san Lucas muestra cómo la gracia de la Encarnación, después de haber inundado a María, lleva salvación y alegría a la casa de Isabel. El Salvador de los hombres oculto en el seno de su Madre, derrama el Espíritu Santo, manifestándose ya desde el comienzo de su venida al mundo.

El evangelista, describiendo la salida de María hacia Judea, use el verbo anístemi, que significa levantarse, ponerse en movimiento. Considerando que este verbo se use en los evangelios pare indicar la resurrección de Jesús (cf. Mc 8, 31; 9, 9. 31; Lc 24, 7.46) o acciones materiales que comportan un impulso espiritual (cf. Lc 5, 27¬28; 15, 18. 20), podemos suponer que Lucas, con esta expresión, quiere subrayar el impulso vigoroso que lleva a María, bajo la inspiración del Espíritu Santo, a dar al mundo el Salvador.

El texto evangélico refiere, además, que María realice el viaje "con prontitud" (Lc 1, 39). También la expresión "a la región montañosa" (Lc 1, 39), en el contexto lucano, es mucho más que una simple indicación topográfica, pues permite pensar en el mensajero de la buena nueva descrito en el libro de Isaías: "¡Qué hermosos son sobre los montes los pies del mensajero que anuncia la paz, que trae buenas nuevas, que anuncia salvación, que dice a Sión: 'Ya reina tu Dios'!" (Is 52, 7).

Así como manifiesta san Pablo, que reconoce el cumplimiento de este texto profético en la predicación del Evangelio (cf. Rom 10, 15), así también san Lucas parece invitar a ver en María a la primera evangelista, que difunde la buena nueva, comenzando los viajes misioneros del Hijo divino.

La dirección del viaje de la Virgen santísima es particularmente significativa: será de Galilea a Judea, como el camino misionero de Jesús (cf. Lc 9, 51).

En efecto, con su visita a Isabel, María realiza el preludio de la misión de Jesús y, colaborando ya desde el comienzo de su maternidad en la obra redentora del Hijo, se transforma en el modelo de quienes en la Iglesia se ponen en camino para llevar la luz y la alegría de Cristo a los hombres de todos los lugares y de todos los tiempos.

El encuentro con Isabel presenta rasgos de un gozoso acontecimiento salvífico, que supera el sentimiento espontáneo de la simpatía familiar. Mientras la turbación por la incredulidad parece reflejarse en el mutismo de Zacarías, María irrumpe con la alegría de su fe pronta y disponible: "Entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel" (Lc 1, 40).

San Lucas refiere que "cuando oyó Isabel el saludo de María, saltó de gozo el niño en su seno" (Lc 1, 41). El saludo de María suscita en el hijo de Isabel un salto de gozo: la entrada de Jesús en la casa de Isabel, gracias a su Madre, transmite al profeta que nacerá la alegría que el Antiguo Testamento anuncia como signo de la presencia del Mesías.

Ante el saludo de María, también Isabel sintió la alegría mesiánica y "quedó llena de Espíritu Santo; y exclamando con gran voz, dijo: 'Bendita tu entre las mujeres y bendito el fruto de tu seno'" (Lc 1, 41¬42).

En virtud de una iluminación superior, comprende la grandeza de María que, más que Yael y Judit, quienes la prefiguraron en el Antiguo Testamento, es bendita entre las mujeres por el fruto de su seno, Jesús, el Mesías.

La exclamación de Isabel "con gran voz" manifiesta un verdadero entusiasmo religioso, que la plegaria del Avemaría sigue haciendo resonar en los labios de los creyentes, como cántico de alabanza de la Iglesia por las maravillas que hizo el Poderoso en la Madre de su Hijo.

Isabel, proclamándola "bendita entre las mujeres" indica la razón de la bienaventuranza de María en su fe: "¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!" (Lc 1, 45). La grandeza y la alegría de María tienen origen en el hecho de que ella es la que cree.

Ante la excelencia de María, Isabel comprende también qué honor constituye pare ella su visita: "De dónde a mí que la madre de mi Señor venga a mí?" (Lc 1, 43). Con la expresión "mi Señor", Isabel reconoce la dignidad real, más aun, mesiánica, del Hijo de María. En efecto, en el Antiguo Testamento esta expresión se usaba pare dirigirse al rey (cf. IR 1, 13, 20, 21, etc.) y hablar del rey-mesías (Sal 110, 1). El ángel había dicho de Jesús: "EI Señor Dios le dará el trono de David, su padre" (Lc 1, 32). Isabel, "llena de Espíritu Santo", tiene la misma intuición. Más tarde, la glorificación pascual de Cristo revelará en qué sentido hay que entender este título, es decir, en un sentido trascendente (cf. Jn 20, 28; Hch 2, 34-36).

Isabel, con su exclamación llena de admiración, nos invita a apreciar todo lo que la presencia de la Virgen trae como don a la vida de cada creyente.

En la Visitación, la Virgen lleva a la madre del Bautista el Cristo, que derrama el Espíritu Santo. Las mismas palabras de Isabel expresan bien este papel de mediadora: "Porque, apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo saltó de gozo el niño en mi seno" (Lc 1, 44). La intervención de María produce, junto con el don del Espíritu Santo, como un preludio de Pentecostés, confirmando una cooperación que, habiendo empezado con la Encarnación, esta destinada a manifestarse en toda la obra de la salvación divina.


La visitación de Santa María Virgen 
De la exposición de San Ambrosio, Obispo, sobre el Evangelio de San Lucas (Libro 2, 19. 22-23. 26-27; CCL 14, 39-42)

El Ángel que anunciaba los misterios, para llevar a la fe mediante algún ejemplo, anunció a la Virgen María la maternidad de una mujer estéril y ya entrada en años, manifestando así que Dios puede hacer todo cuanto le place.

Desde que lo supo, María, no por falta de fe en la profecía, no por incertidumbre respecto al anuncio, no por duda acerca del ejemplo indicado por el Ángel, sino con el regocijo de su deseo, como quien cumple un piadoso deber, presurosa por el gozo, se dirigió a las montañas.

Llena de Dios de ahora en adelante, ¿cómo no iba a elevarse apresuradamente hacia las alturas? La lentitud en el esfuerzo es extraña a la gracia del Espíritu. Bien pronto se manifiestan los beneficios de la llegada de María y de la presencia del Señor; pues en el momento mismo en que Isabel oyó el saludo de María, saltó la criatura en su vientre, y ella se llenó del Espíritu Santo.

Considera la precisión y exactitud de cada una de las palabras: Isabel fue la primera en oir la voz, pero Juan fue el primero en experimentar la gracia, porque Isabel escuchó según las facultades de la naturaleza, pero Juan, en cambio, se alegró a causa del misterio. Isabel sintió la proximidad de María, Juan la del Señor; la mujer oyó la salutación de la mujer, el hijo sintió la presencia del Hijo; ellas proclaman la gracia, ellos, viviéndola interiormente, logran que sus madres se aprovechen de este don hasta tal punto que, con un doble milagro, ambas empiezan a profetizar por inspiración de sus propios hijos.

El niño saltó de gozo y la madre fue llena del Espíritu Santo, pero no fue enriquecida la madre antes que el hijo, sino que, después que fue repleto el hijo, quedó también colmada la madre. Juan salta de gozo y María se alegra en su espíritu. En el momento que Juan salta de gozo, Isabel se llena del Espíritu, pero, si observas bien, de María no se dice que fuera llena del Espíritu , sino que se afirma únicamente que se alegró en su espíritu (pues en ella actuaba ya el Espíritu de una manera incomprensible); en efecto, Isabel fue llena del Espíritu después de concebir; María, en cambio, lo fue ya antes de concebir, porque de ella se dice: ¡Dichosa tú que has creído! Pero dichosos también vosotros, porque habéis oído y creído; pues toda alma creyente concibe y engendra la Palabra de Dios y reconoce sus obras.

Que en todos resida el alma de María para glorificar al Señor; que en todos esté el espíritu de María para alegrarse en Dios. Porque si corporalmente no hay más que una madre de Cristo, en cambio, por la fe, Cristo es el fruto de todos; pues toda alma recibe la Palabra de Dios, a condición de que, sin mancha y preservada de los vicios, guarde la castidad con una pureza intachable.

Toda alma, pues, que llega a tal estado proclama la grandeza del Señor, igual que el alma de María la ha proclamado, y su espíritu se ha alegrado en Dios Salvador.

El Señor, en efecto, es engrandecido, según puede leerse en otro lugar: Proclamad conmigo la grandeza del Señor. No porque con la palabra humana pueda añadirse algo a Dios, sino porque Él queda engrandecido en nosotros. Pues Cristo es la imagen de Dios y, por esto, el alma que obra justa y religiosamente engrandece esa imagen de Dios, a cuya semejanza ha sido creada, y, al engrandecerla, también la misma alma queda engrandecida por una mayor participación de la grandeza divina.

(fuente: www.corazones.org)

viernes, 30 de mayo de 2014

30 de mayo: Nuestra Señora del Sagrado Corazón

Cuando los ejércitos de Hitler derrotaron a los franceses y entraron en la ciudad de París durante la última parte de 1939, una joven llamada María Hendizabal huyó de Francia a vivir en México.

Al llegar a la Vera Cruz, se fue a la capital mexicana para hacer un nuevo hogar. Entre sus pocas posesiones que tenía una gran imagen de Nuestra Señora del Sagrado Corazón, que deseaba dar a alguna iglesia para su custodia, ya que ella se vería obligada a vivir en un pueblo pequeño y esperaba tener nada más que una pequeña habitación para ella. El sacerdote Padre Juan Gómez de la Iglesia de San José le permitió colocar la imagen en la pared del vestíbulo, el día 2 de febrero de 1940.

Esa misma noche, un niño de nueve años que padecía de parálisis infantil, se curó inmediatamente después de rezar ante la hermosa imagen de Nuestra Señora del Sagrado Corazón. El joven dejó sus muletas en el suelo del vestíbulo y se apresuró a casa para decirle a su madre. La noticia de su curación se extendió rápidamente y al día siguiente cientos de fieles visitaron la iglesia, donde antes, nunca hubo una asistencia de más de un centenar en la misa dominical. Esta cura fue seguido por otros, y día a día las multitudes crecieron más grande.

Después de una semana, el pastor tuvo que tomar la foto desde la pared del vestíbulo y lo coloca en la parte delantera de la iglesia donde podría ser más fácilmente visto por las multitudes que clamaban para verlo. Desde México abunda en plata, la forma habitual de reconocimiento de favores es para hacer un regalo de plata precioso. En la actualidad, toda la pared izquierda de la iglesia se cubre con recuerdos de plata donadas por los destinatarios de los favores recibidos de Nuestra Señora del Sagrado Corazón.

A pesar de que el santuario de Nuestra Señora ha existido desde hace sólo 27 años (desde 1966), ha habido miles de curaciones realizadas a través de la intercesión de la Santísima Virgen. Estas curas han sido verificados por declaraciones juradas firmadas por médicos fiables en presencia de los notarios; los documentos se pueden ver todavía en el día de hoy en el santuario. Un padre, en agradecimiento por la curación de su hija, tuvo un platero crea un nuevo marco para la foto. El marco es un buen regalo, y es de una belleza indescriptible .

traducido por mallinista
(fuente: www.roman-catholic-saints.com)

jueves, 29 de mayo de 2014

29 de mayo: Nuestra Señora de Ardents

La Catedral de Notre-Dame-des-Ardents fue construido por el arquitecto Clovis Normand en el sitio del antiguo Arsenal, la actual calle Aristide Briand. Fue terminado en 1876.

Lequette, obispo de Arras entre los años 1866 y 1882 deseaba construir una iglesia digna de recibir la reliquia de la Santa Vela. Se trata de la vela que la Virgen entregó a los juglares Itier Arras y Normand en el año 1105 para curar a los habitantes de Arras, víctimas de ergotismo. El santuario original se encuentra ahora en el Tesoro de la Catedral.

La iglesia se construyó con ladrillso y piedras, es de estilo neo-románico. Tiene forma de cruz latina.

La torre está situada hacia el oeste de la iglesia. La puerta principal se encuentra en su base. Está particularmente representada la Santa Vela por la que se construyó la iglesia.

La nave principal tiene seis bahías, y está flanqueada por dos pasillos. En el interior, las paredes están cubiertas con una capa de una reminiscencia de la piedra es también el estilo neo-románico. En la nave, columnas dobles están conectadas entre sí por arcos y pilastras que soportan cada uno de ellos apoyar el arco y las costillas. Estos arcos están coronados por un triforio, justo debajo de las ventanas superiores.

El crucero tiene extremos planos y también tiene un cuerpo de luces y ventanas superiores. La bóveda es también sexpartita (sexpartita una bóveda en cada cruce) excepto para el crucero tiene una bóveda cuatripartita.

En junio, se celebra la Misa diaria durante la Novena a Nuestra Señora de Ardent. Fin de semana, a principios de la Misa se celebra el sábado a las 18:30.

traducido por mallinista
(fuente: www.patrimoine-histoire.fr)

miércoles, 28 de mayo de 2014

28 de mayo : Fiesta de las Reliquias de la Virgen , Venecia , Italia

En la ciudad de Venecia, se creía que las sagradas reliquias de San Marcos el Evangelista fueron trasladados allí en el año 827. Es por ello que los venecianos honor de San Marcos como el patrón de su ciudad y las iglesias de la pululan ciudad con imágenes que representan escenas de su vida. Por la época del Renacimiento, el León de San Marcos se había convertido en el símbolo de la ciudad misma.

El otro protector y patrono de Venecia era la Santísima Virgen María, porque según una leyenda, la ciudad había sido fundada en la fiesta de la Anunciación. Por tanto, parece que la gente de Venecia que su ciudad había asumido también sus atributos de pureza, la perfección y la inmortalidad. Sin muros, su ciudad se había quedado en protegida por su misma gente. Todos los días de fiesta de María también fueron días celebrada por el gobierno secular en toda la República.

Hay en Venecia un relicario espectacular del siglo XVII que contiene una reliquia de la Santísima Virgen María. Dentro de este relicario, que lleva el sello personal del Papa Pío VI, es un manojo de pelo que se dice era propio de la Santísima Virgen. Dado que la Santísima Virgen María fue llevada al cielo en cuerpo y alma después de su muerte, no es posible que puedan existir otros vestigios físicos de ella. La única posible excepción sería el pelo, y este paquete de su cabello se había conservado y venerado desde la época de su Asunción en la Santa Casa de Nazaret. Recientes excavaciones arqueológicas han demostrado que la Santa Casa fue tratada como un santuario cristiano ya en el siglo uno de nuestra era. Se cree que el mechón de pelo de la Virgen que fue traída desde Tierra Santa por los cruzados, y es venerado en Venecia en la Basílica de San Marcos.

traducido por mallinista 
(fuente: www.roman-catholic-saints.com)

martes, 27 de mayo de 2014

27 de diciembre: Nuestra Señora Dolorosa de Codosera

Un importante, singular y trascendental acontecimiento tuvo lugar en La Codosera, en Mayo de 1.945, al terminar precisamente la segunda guerra mundial.

Eran las tres de la tarde del día 27 de Mayo de 1.945, cuando la niña Marcelina Barroso Expósito en compañía de su prima Agustina González (ambas de La Codosera), iban andando hacia el caserío próximo del "Marco", a cumplimentar un encargo de su madre.

Había recorrido unos tres kilómetros, cuando, al cruzar el paraje denominado Chandavila, reparó en un oscuro bulto que se divisaba sobre un castaño, distante unos sesenta metros, a la derecha del camino.

No hizo caso. Pero a la vuelta venía pensando si persistiría aún el extraño objeto. Sí, estaba allí. Y, como empujada por una fuerza interior, se acercó a verlo.

Grande fue su asombro al distinguir claramente, envuelta en rayos luminosos, a la Santísima Virgen de los Dolores, elevada hacia la mitad del tronco del castaño, de perfil, mirando para el pueblo, aureolada de luceros brillantes, con manto negro, recamado de estrellas, manos juntas y rostro bellísimo, en el cual se reflejaba mortal y divina tristeza.

Desaparecida la visión, la niña, llevada de su natural impulso, echó a correr hasta el pueblo, juntamente con su prima, aunque ésta nada había visto. Al llegar a casa, pretendió guardar silencio, pero, no pudiéndolo tener callado, contó a su madre todo lo ocurrido, extendiéndose muy pronto la voz por el vecindario.

Gran expectación se levantó en el pueblo, ante este hecho, que sin embargo lejos de olvidarse, se volvió a repetir. El día 4 de Junio, por la mañana, a los nueve días de la primera aparición, se le presenta de nuevo a Marcelinita, en Chandavila, la Santísima Virgen, y le dice que vuelva por la tarde, que tiene que hacer un sacrificio en presencia de todos los concurrentes.

Ella obedeció, y ante más de un millar de personas, españolas y portuguesas, efectuó esa tarde una marcha extática, que llamó poderosamente la atención.

Estando la niña a unos sesenta metros del castaño, muy pronto se le manifiesta, en el azul del cielo, nuestra Señora de los Dolores, que, poco a poco, fue descendiendo hasta colocarse delante del árbol, como la vio la vez primera.

Invitó a la niña a que anduviera de rodillas el trecho que Ella la separaba. Mas, como pusiera algún reparo, la animó la Madre del Dolor, diciéndole: "No temas. No te pasará nada. Yo iré poniendo delante de ti una alfombra de juncos y yerbas para que no te hagas daño".

Desde el regato, la niña comenzó a andar de rodillas por entre las dos filas que le abrían los espectadores. Su madre, la señora Agustina, que estaba presente se desmayó. Permaneció unos diez minutos arrodillada junto al árbol. Entretanto, ve que se entreabre el castaño y aparece detrás de él, adornada de lámparas preciosas, una hermosa iglesia.

En el altar se halla la Virgen María. Esta le indica que moje sus dedos en la pila del agua bendita y se santigüe, gesto que contemplan todos los circunstantes. Después la Aparición baja del retablo y le pregunta que si quería irse con ella. Al contestarle: "Sí, Señora, ahora mismo", la Santísima Virgen se sonríe, la abraza y la besa en la frente, sintiendo la niña sobre su cara el roce del manto de la Madre de Dios. Además, le expresa su deseo de que en el mismo lugar se levante en su honor una capilla.

Al volver del éxtasis, Marcelina, se fue a hablar con sus amigas, como si nada hubiera acontecido. Las rodillas de Marcelina no tenían señal ni rasguño alguno, después de haber caminado los sesenta metros, pese a que muchos jóvenes (e incluso el párroco de La Codosera, Juan Antonio Galán y Galán), lo intentaron y tuvieron que desistir de su empeño, por los cortes y heridas recibidas.

Marcelina, tuvo más encuentros con la Virgen, en otras ocasiones acompañada de más personas, entre las que se encontraba su maestra, doña Josefa Martín. Estuvo en un colegio de religiosas de Villafranca de Los Barros (Badajoz) para posteriormente ingresar como religiosa, en la Congregación de Hermanitas de la Cruz, el 2 de Agosto de 1.875, en Sevilla, dedicándose al cuidado de enfermos, huérfanos, pobres y ancianos, tomando como nombre Sor María de la Misericordia de la Cruz. Hoy se encuentra en un Convento de clausura, en Ciudad Real.

fra Brígido Blanco, nació el 21 de Enero de 1.928 y a sus diecisiete años, el 30 de Mayo (festividad del Corpus), a las tres de la tarde (a la misma hora de la aparición de la Virgen a Marcelina), determinó ir con sus amigas a Chandavila.

Nada más llegar le pareció ver, entre unas nubes, algo que simulaba una capilla y muy clara la forma exacta de una cruz.

Al día siguiente, fue a la misma hora, a dicho lugar, donde ya se encontraban reunidas muchas personas. Se sentó frente al castaño de las apariciones, y vio salir de entre las nubes un objeto oscuro, que al irse acercando, dejó perfilada la imagen de la Virgen Dolorosa, de perfil, con el rostro vuelto hacia la derecha. A causa de la fuerte impresión, Afra, se desmayó y al volver en sí, decide volver a casa con sus amigas.

A los pocos días fallece su abuela paterna, Afra, se viste de luto y apenas sale a la calle. Pero ante la insistencia de sus amigas, la convencen para que vuelva a Chandavila, a lo cual accede con el permiso de su madre, la señora Cipriana.

Era el 17 de Junio, y sentada en uno de los castaños de enfrente, vuelve a ver la aparición de forma idéntica a la vez anterior. Entra en éxtasis y comienza a andar de rodillas por el regato. La Virgen le pide que se levante, y entonces sigue andando hasta el castaño. Al llegar allí se arrodilla, y entabla una conversación con la Virgen.

La Virgen le dice que siempre estará a su lado, le comunicó un secreto, le predijo grandes sufrimientos y al final le manda darle un beso a Marcelinita (que estaba allí presente), y diciéndole que se persigne, cosa que ejecutó al instante.

En otras apariciones posteriores, La Virgen le pidió el rezo del Santo Rosario y la construcción de una ermita en aquel lugar, así como un sacrificio: que cantara en la misa solemne del día 4 de Septiembre, deseo que se cumplió, por indicación espontánea del señor Cura Párroco de La Codosera.

Afra y otras amigas, entre ellas Marcelina, estuvieron en Villar del Rey desde el domingo, día 21 de Julio, hasta el 24, víspera de Santiago, y el mismo domingo visitaron la ermita de Nuestra señora de la Encarnación o de la Rivera, Patrona de la localidad, y fueron allí todos los días, mañana y tarde, para dar gracias por un favor recibido.

En una de sus visitas (lunes, día 22) y cuando estaban realizando el Vía Crucis, Afra, entró en éxtasis en la XI estación, delante de un cuadro de la Santísima Trinidad, colocado al lado de la Epístola, casi en el centro de la ermita, y vio el calvario de Nuestro Señor Jesucristo y su crucifixión, sintiendo un dolor muy agudo en las palmas de las manos.

A raíz de este hecho, le salen a Afra, primero unas llagas en las manos, con incisión en el centro, en forma de clavo, después otra llaga en el costado, que chorreaba sangre, produciéndole un dolor insoportable, y finalmente las llagas de los pies. Las llagas de manos y pies con el tiempo fueron agrandándose y terminaron por pasar de parte a parte, apareciéndole la incisión por el dorso. La sangre brotaba principalmente los viernes. Afra fue sometida a exámenes médicos y a curas por parte de un practicante, sin conseguir que las heridas cerraran. También es digno de destacar el olor que despedía, un olor perfumado y agradable.

Ha vivido y trabajado en un hospital, en Madrid, dedicándose a obras de caridad, hasta su muerte el 23 de Agosto del 2008, a la edad de 80 años, tras una larga y penosa enfermedad.

ara La Codosera, estos acontecimientos, han sido inmejorables. No solo en la conversión de las almas, sino también, en la construcción de una capillita, que cubre y encierra el castaño donde se manifestaba la Virgen, y una iglesia de mayores proporciones, presidida por una imagen de Nuestra Señora de los Dolores, tal y como la describieron los videntes, por el devoto y mariano artista, don Genaro Lázaro Gumiel, que la regaló al Santuario, (cuya construcción empezó el 27 de Mayo de 1.947).

A pesar de todo, la curia diocesana de Badajoz no se ha pronunciado aún de forma oficial sobre estos hechos, aunque permitió la construcción del Santuario.

Todos los años, el 27 de mayo tiene lugar una peregrinación, festivo-religiosa, a la que concurren numerosas gentes de toda la región y Portugal. A pesar de que las apariciones en Chandavila comenzaron a "oficializarse" en 1945, ya setenta y cinco años antes se había producido una posible aparición. En aquella época, junio de 1870, una niña dijo ver a la Virgen en "Valleseco". Con tal motivo, los vecinos del pueblo acudieron al lugar, muy cerca de donde ahora se levanta el Santuario de Chandavila, y el párroco de entonces, Don Agustín Rubio Mero, nacido en el pueblo, ofició una misa de campaña en el lugar de la presunta aparición.

El sacerdote que, en junio de 1870, dijo la misa de campaña en "Valleseco", cerca de Chandavila, con motivo de una posible aparición de la Virgen:

Agustín Rubio Mero nacido en La Codosera, hijo de Pedro Rubio González, nacido en 1812, y de Polonia Mero Valderas, nacida en 1817. Ambos naturales de La Codosera. Estudió en el Seminario Conciliar de San Atón de Badajoz, donde fue ordenado sacerdote.

En este mismo Seminario habían estudiado dos tíos de su padre, Manuel Álvaro y Pedro Domingo Rubio Brígido, también naturales de La Codosera y ambos canónigos de la Catedral de Badajoz. El primero de ellos fue nombrado, en 1834, Rector del Seminario de Badajoz. Agustín Rubio Mero fue párroco de la Codosera y Villar del Rey, donde falleció el 25 de febrero de 1908.

escrito por Luis Alonso Rubio Muñoz 
(fuente: www.historiadelacodosera.es)

lunes, 26 de mayo de 2014

26 de mayo: Nuestra Señora de Caravaggio

Nuestra Señora de Caravaggio, o Santa María de la Fuente, es el título dado a la Virgen María con la aparición de que, según la tradición católica, se llevó a cabo 26 de mayo 1432 en el campo de los alrededores Caravaggio, en Lombardía .

En el sitio de la aparición, que se repetiría varias veces, fue erigido el Santuario de Caravaggio. Nuestra Señora de Caravaggio es el objeto de devoción en muchos otros lugares, sobre todo en Brasil, más precisamente en la ciudad de Farroupilha en el estado de Rio Grande do Sul, donde se encuentra el mayor santuario mariano dedicado a ella.


La aparición según la tradición católica

En la primera mitad del siglo XV, la zona de Caravaggio se vio afectada por una lucha constante entre los estados de Milán y Venecia, que compiten por la posesión de la zona conocida como Gera d' Adda; fue un periodo de divisiones políticas y sociales extremas para toda la región.

Fue en este contexto que, en la tarde del día 26 de mayo 1432, tuvo lugar la primera aparición en Caravaggio de María, madre de Jesús, frente a una joven campesina del lugar, Jeannette de ' Vacchi.

Según el relato proporcionado por la tradición católica, la mujer, de 32 años, estaba angustiada por problemas de alcoholismo que afectaban a su marido, Francisco Varoli, un ex militar. En un momento de gran humillación, la mujer se había retirado al campo para el sur- oeste de la localidad de Caravaggio, en el campo de Mazzolengo, a 2 km del centro de la ciudad. Entre lágrimas, Vacchi informó haber visto una joven mujer como una reina, la fuente de la bondad. La mujer presentaría a sí misma como la Virgen María que instaba al país a no tener miedo, y la próxima preannunciandole recibir un gran mensaje :

"Se me permitió salvar a los cristianos de la próxima y merecen el castigo de la justicia divina, y para llegar a proclamar la paz".

La Virgen le pediría que los hombres expiar sus pecados ayunando el viernes y orando en la tarde del sábado, como una forma de gratitud por la salvación obtenida; Ella pidió que una capilla fuera erigida en el lugar. La leyenda da la fuente de devoción todavía está activa en el santuario de origen divino.

Jeannette de Vacchi, como tal como le pidió la Virgen María, llevó el mensaje a los ciudadanos y a las autoridades, a quienes les solicitó suscriban los acuerdos de paz para poner fin a las hostilidades.

La misma fuente se convirtió rápidamente en un lugar de peregrinación de los enfermos.

Aunque su participación en la difusión del mensaje de María por fin había dado lugar a la paz en su tierra natal, Jeannette de ' Vacchi fue olvidada poco a poco; la misma casa en la que vivía , que durante años fue el destino de las peregrinaciones y visitas, fue olvidada poco a poco, y la joven desapareció en el anonimato.


La coronación

Desde la antigüedad, la imagen coronada de la Virgen es una manera de expresar la devoción a la Madre de Cristo.

En 1708 llegó a Roma la noticia de que el capítulo de la basílica de San Pedro, el ejecutor del testamento de Alejandro Sforza , había asignado una corona de oro al Santuario de Santa María.

Los preparativos para esta solemne ocasión era no sólo para renovar la Iglesia, sino también para fijar la unidad del pueblo de Caravaggio hasta el Santuario. La coronación tuvo lugar en el contexto de una celebración fastuosa, típicamente barroca, que atrajo a multitudes de peregrinos.

La Schola Sanctae Mariae abrió las murallas del pueblo en dirección a la Basílica, la localización de un tramo de la avenida de unirse a la carretera ya se llevó a la entrada principal de la iglesia y la construcción de una puerta monumental "Porta Nuova".

Para 1710, tanto dentro como fuera de la nueva puerta, decoraciones triunfales fueron establecidos con varias inscripciones latinas resaltando a Roma (donde él era de la corona) y la Casa de Visconti- Sforza del Marqués de Caravaggio. Las inscripciones en el arco de triunfo en la final de la entrada y encima de la puerta principal de la basílica exaltaron la Virgen María coronada VIII y Alessandro Sforza , que había diseñado la tiara. Las puertas del templo estaban decoradas y adornadas con símbolos e inscripciones.

Del 28 de septiembre comenzaron las celebraciones solemnes, la corona, mientras tanto, fue depositada en la iglesia parroquial de Caravaggio, fue llevada en procesión al santuario el 29 de septiembre .

Al final de la Misa Pontifical el 30 de septiembre se llevó a cabo la ceremonia de coronación solemne.


La veneración

El Santuario de Caravaggio es un edificio religioso monumental situada en el territorio de la ciudad de Caravaggio en Lombardía, y dedicada a Nuestra Señora de la fuente.

La edificación del santuario mariano , fuertemente respaldado por el arzobispo Carlo Borromeo, comenzó en 1575 después de que los planes del arquitecto Pellegrino Tibaldi (conocidos como los Peregrinos ) , la ubicación exacta de la aparición ; fases de desarrollo a largos intervalos alternados , los trabajos de construcción se prolongó hasta las primeras décadas del siglo XVIII, con muchos cambios , aunque menor , en comparación con el diseño original de los peregrinos .

La historia de la veneración de la Virgen de Caravaggio en Brasil comenzó con la construcción de una capilla en Farroupilha , en el estado de Rio Grande do Sul , donde hoy está el mayor santuario mariano dedicado a ella .

Originalmente la capilla debía ser dedicada a Nuestra Señora de Loreto, pero sus iconos no estaban disponibles en el Brasil; un inmigrante italiano le ofreció una pequeña votiva pequeña imagen de Nuestra Señora de Caravaggio , que había traído de Italia. La propuesta fue aceptada , y la sagrada imagen fue colocada en el altar central de la capilla ; el sagrado edificio se inauguró en 1879.

Durante la próxima década , los inmigrantes comenzaron a construir un santuario mariano en la albañilería , a pesar de las casas de los alrededores fueron construidos de madera o piedra. En 1885 se construyó en Caxias do Sul , una gran estatua de la Virgen , que fue elaborado a lo largo de las líneas del icono sagrado original, fechado 1724 ; A continuación, la escultura fue transportada a mano de Caxias al templo, donde fue colocada cerca del altar.

La construcción del santuario tuvo lugar entre 1945 y 1963 ; el imponente edificio , desde la arquitectura romana , con capacidad para un máximo de dos mil personas y se caracteriza por una gran luz . El santuario es visitado por un número creciente de peregrinos , como lo demuestran las flores frescas que se colocan constantemente en los lados del altar.

Dentro del edificio hay un manantial de aguas, en la memoria del Caravaggio original; Su bendición fue el 26 de septiembre de 1985.

Ya en 1432 el Vicario Foráneo del obispo de Cremona , Cucharones Bonincontro De ' , ha querido poner en el mismo lugar de la aparición - el campo de Mezzolengo - la primera piedra para la construcción de una capilla votiva , más tarde reemplazado por el santuario actual Marian .

El templo monumental se encuentra en medio de una gran meseta rodeada de arcos simétricos en los cuatro lados , que funcionan con 200 galerías de casi 800 metros. En frente de la entrada que conecta con el centro de la ciudad es un obelisco que , a través de sus inscripciones , recuerda los muchos milagros atribuidos a la Virgen María por la tradición católica de Caravaggio. Justo detrás del obelisco es una gran fuente , cuya agua pasa por debajo de la capilla de la Sagrada Fuente que recoge y desemboca en el patio trasero, donde se recoge en una piscina a disposición de los enfermos para sumergir las extremidades enfermas.

traducido por mallinista 
(fuente: wikipedia.org)

domingo, 25 de mayo de 2014

25 de mayo: Nuestra Señora la Nueva

El templo en honor a Nuestra Señora del Nuevo, situado en Jerusalén, fue construido por el emperador Justiniano, hacia el año 530.

El emperador Justiniano impulsó la construcción de la magnífica iglesia de Santa Sofía, que ahora es una mezquita en Estambul.

Se encontraba también otro destacado templo que estaba dedicado a la Santísima Virgen. Posiblemente debe haber sido igual de espléndida su arquitectura como la Iglesia de Santa Sofía, pero que fue destruida por un terremoto.

Recientes excavaciones arqueológicas han puesto al descubierto los cimientos de aquella iglesia. Pero también fue uno de los historiadores de la corte de Justiniano, un hombre llamado Procopio de Cesarea, que escribió con gran detalle sobre la construcción de la Nea (iglesia de Nuestra Señora del Nuevo).

Los arqueólogos que trabajan en la región cerca de Jerusalén creen haber encontrado esta cantera milagrosa. Ellos han encontrado restos de un pilar de piedra.

La iglesia de Nuestra Señora la Nueva fue construida en el Monte Sión y completada en el año 543, pero más tarde fue destruido durante un terremoto en el año 746. Arqueología reciente confirma que la iglesia era muy grande para el tiempo a más de 100 metros de largo y 52 metros de ancho, y probablemente tenía 5 pasillos. Antonino de Piacenza , que visitó la basílica en alrededor de 570, escribió: "con su gran congregación de monjes, y sus casas de huéspedes para hombres y mujeres. En la restauración de los viajeros que tienen un gran número de mesas, y más de tres mil camas para los enfermos " .

traducido por mallinista 
(fuente: www.roman-catholic-saints.com)

sábado, 24 de mayo de 2014

24 de mayo: María Auxiliadora

Los cristianos de la Iglesia de la antigüedad en Grecia, Egipto, Antioquía, Efeso, Alejandría y Atenas acostumbraban llamar a la Santísima Virgen con el nombre de Auxiliadora, que en su idioma, el griego, se dice con la palabra "Boetéia", que significa "La que trae auxilios venidos del cielo". Ya San Juan Crisóstomo, arzobispo de Constantinopla nacido en 345, la llama "Auxilio potentísimo" de los seguidores de Cristo. Los dos títulos que más se leen en los antiguos monumentos de Oriente (Grecia, Turquía, Egipto) son: Madre de Dios y Auxiliadora. (Teotocos y Boetéia). En el año 476 el gran orador Proclo decía: "La Madre de Dios es nuestra Auxiliadora porque nos trae auxilios de lo alto".

San Sabas de Cesarea en el año 532 llama a la Virgen "Auxiliadora de los que sufren" y narra el hecho de un enfermo gravísimo que llevado junto a una imagen de Nuestra Señora recuperó la salud y que aquella imagen de la "Auxiliadora de los enfermos" se volvió sumamente popular entre la gente de su siglo.

El gran poeta griego Romano Melone, año 518, llama a María "Auxiliadora de los que rezan, exterminio de los malos espíritus y ayuda de los que somos débiles" e insiste en que recemos para que Ella sea también "Auxiliadora de los que gobiernan" y así cumplamos lo que dijo Cristo: "Dad al gobernante lo que es del gobernante" y lo que dijo Jeremías: "Orad por la nación donde estáis viviendo, porque su bien será vuestro bien". En las iglesias de las naciones de Asia Menor la fiesta de María Auxiliadora se celebra el 1º de octubre, desde antes del año mil (En Europa y América se celebre el 24 de mayo). San Sofronio, Arzobispo de Jerusalén dijo en el año 560: "María es Auxiliadora de los que están en la tierra y la alegría de los que ya están en el cielo".

San Juan Damasceno, famoso predicador, año 749, es el primero en propagar esta jaculatoria: "María Auxiliadora rogad por nosotros". Y repite: "La "Virgen es auxiliadora para conseguir la salvación. Auxiliadora para evitar los peligros, Auxiliadora en la hora de la muerte". San Germán, Arzobispo de Constantinopla, año 733, dijo en un sermón: "Oh María Tú eres Poderosa Auxiliadora de los pobres, valiente Auxiliadora contra los enemigos de la fe. Auxiliadora de los ejércitos para que defiendan la patria. Auxiliadora de los gobernantes para que nos consigan el bienestar, Auxiliadora del pueblo humilde que necesita de tu ayuda".

El nombre de Auxiliadora se le daba en el año 1030 a la virgen María, en Ucrania (Rusia), por haber liberado aquella región de la invasión de las tribus paganas. Desde entonces en Ucrania se celebra cada año la fiesta de María Auxiliadora el 1 de octubre.


La Batalla de Lepanto.

En el siglo XVI, los mahometanos estaban invadiendo a Europa. En ese tiempo no había la tolerancia de unas religiones para con las otras. Y ellos a donde llegaban imponían a la fuerza su religión y destruían todo lo que fuera cristiano. Cada año invadían nuevos territorios de los católicos, llenando de muerte y de destrucción todo lo que ocupaban y ya estaban amenazando con invadir a la misma Roma. Fue entonces cuando el Sumo Pontífice Pío V, gran devoto de la Virgen María convocó a los Príncipes Católicos para que salieran a defender a sus colegas de religión. Pronto se formó un buen ejército y se fueron en busca del enemigo. El 7 de octubre de 1572, se encontraron los dos ejércitos en un sitio llamado el Golfo de Lepanto.

Los mahometanos tenían 282 barcos y 88,000 soldados. Los cristianos eran inferiores en número. Antes de empezar la batalla, los soldados cristianos se confesaron, oyeron la Santa Misa, comulgaron, rezaron el Rosario y entonaron un canto a la Madre de Dios. Terminados estos actos se lanzaron como un huracán en busca del ejército contrario.

Al principio la batalla era desfavorable para los cristianos, pues el viento corría en dirección opuesta a la que ellos llevaban, y detenían sus barcos que eran todos barcos de vela o sea movidos por el viento. Pero luego - de manera admirable - el viento cambió de rumbo, batió fuertemente las velas de los barcos del ejército cristiano, y los empujó con fuerza contra las naves enemigas. Entonces nuestros soldados dieron una carga tremenda y en poco rato derrotaron por completo a sus adversarios.

Es de notar, que mientras la batalla se llevaba a cabo, el Papa Pío V, con una gran multitud de fieles recorría las calles de Roma rezando el Santo Rosario.

En agradecimiento de tan espléndida victoria San Pío V mandó que en adelante cada año se celebrara el 7 de octubre, la fiesta del Santo Rosario, y que en las letanías se rezara siempre esta oración: MARÍA AUXILIO DE LOS CRISTIANOS, RUEGA POR NOSOTROS.


Las guerras religiosas del siglo XVI

El centro de expansión , de este titulo, radicó en Alemania meridional, que, a pesar del triunfo protestante, se propusieron mantenerse fieles al catolicismo. En 1618 estallan las guerras de religión conocidas como "guerras de los 30 años". Los príncipes católicos y el pueblo comenzaron a invocar a la virgen santísima. Con el titulo de "María Auxiliadora" y acudieron en peregrinación a una capilla que, con esta denominación se había levantado a la Virgen en la ciudad de Passau ( Alemania). En medio de las mil vicisitudes de la guerra, de la peste y del enfrentamiento religioso, los católicos de Baviera y del Tirol se sintieron protegidos por la Santísima Virgen y experimentaron una renovación espiritual. Este movimiento mariano estuvo alentado y guiado por los Padres Capuchinos y por la Cofradía de María Auxiliadora, promotora de la nueva devoción mariana. En ella muchos creyeron encontrar un medio seguro para salvar su Fe católica y la libertad de sus tierras.


Los turcos atacan Viena (1683)

Junto a las convulsiones religiosas y sociales provocadas en le centro de Europa por la crisis protestante, surgió el ímpetu del Islam. En 1683 los turcos, capitaneados por el visir Kará Mustafá, ponen sitio a Viena, capital del impero. El Papa Inocencio XI vio entonces en serio peligro la existencia de una Europa cristiana; los creyentes acudieron a la protección de la Virgen María. La invocación María, ayuda (María hilf), afirma un historiador, recorrió todas las regiones de Alemania y Austria. La victoria fue para las fuerzas cristianas, aunque las islámicas eran tres veces superiores. Viena quedó liberada. Una vez mas los pueblos experimentaron la ayuda de la virgen María Auxiliadora.


El Papa y Napoleón.

El siglo XIX sucedió un hecho bien lastimoso: El emperador Napoleón llevado por la ambición y el orgullo se atrevió a poner prisionero al Sumo Pontífice, el Papa Pío VII. Varios años llevaba en prisión el Vicario de Cristo y no se veían esperanzas de obtener la libertad, pues el emperador era el más poderoso gobernante de ese entonces. Hasta los reyes temblaban en su presencia, y su ejército era siempre el vencedor en las batallas.

El Sumo Pontífice hizo entonces una promesa: "Oh Madre de Dios, si me libras de esta indigna prisión, te honraré decretándote una nueva fiesta en la Iglesia Católica". Y muy pronto vino lo inesperado. Napoleón que había dicho: "Las excomuniones del Papa no son capaces de quitar el fusil de la mano de mis soldados", vio con desilusión que, en los friísimos campos de Rusia, a donde había ido a batallar, el frío helaba las manos de sus soldados, y el fusil se les iba cayendo, y él que había ido deslumbrante, con su famoso ejército, volvió humillado con unos pocos y maltrechos hombres. Y al volver se encontró con que sus adversarios le habían preparado un fuerte ejército, el cual lo atacó y le proporcionó total derrota. Fue luego expulsado de su país y el que antes se atrevió a aprisionar al Papa, se vio obligado a pagar en triste prisión el resto de su vida.

El Papa pudo entonces volver a su sede pontificia y el 24 de mayo de 1814 regresó triunfante a la ciudad de Roma. En memoria de este noble favor de la Virgen María, Pío VII decretó que en adelante cada 24 de mayo se celebrara en Roma la fiesta de María Auxiliadora en acción de gracias a la madre de Dios.


San Juan Bosco y María Auxiliadora.

El 9 de junio de 1868, se consagró en Turín, Italia, la Basílica de María Auxiliadora. La historia de esta Basílica es una cadena de favores de la Madre de Dios. su constructor fue San Juan Bosco, humilde campesino nacido el 16 de agosto de 1815, de padres muy pobres.

A los tres años quedó huérfano de padre. Para poder ir al colegio tuvo que andar de casa en casa pidiendo limosna. La Santísima Virgen se le había aparecido en sueños mandándole que adquiriera "ciencia y paciencia", porque Dios lo destinaba para educar a muchos niños pobres. Nuevamente se le apareció la Virgen y le pidió que le construyera un templo y que la invocara con el título de Auxiliadora.

Empezó la obra del templo con tres monedas de veinte centavos. Pero fueron tantos los milagros que María Auxiliadora empezó a hacer en favor de sus devotos, que en sólo cuatro años estuvo terminada la gran Basílica. El santo solía repetir: "Cada ladrillo de este templo corresponde a un milagro de la Santísima Virgen". Desde aquel santuario empezó a extenderse por el mundo la devoción a la Madre de Dios bajo el título de Auxiliadora, y son tantos los favores que Nuestra Señora concede a quienes la invocan con ese título, que ésta devoción ha llegado a ser una de las más populares.

San Juan Bosco decía: "Propagad la devoción a María Auxiliadora y veréis lo que son milagros" y recomendaba repetir muchas veces esta pequeña oración: "María Auxiliadora, rogad por nosotros". El decía que los que dicen muchas veces esta jaculatoria consiguen grandes favores del cielo.

El mismo Don Bosco ideó la imagen de la Señora: vestida con túnica y manto regios, como reina bellísima, coronada de doce estrellas, con la enseña de su Hijo Jesús en los brazos, atento como Ella a los hombres, y con el poder de Dios en su mano derecha, simbolizado en el cetro. Y con los ojos en dirección a la tierra, a la Iglesia, a la Humanidad. Una Señora dinámica, en pie, dispuesta a auxiliar de inmediato. Esta imagen, reproducida en miles de formas: medallas, estampas, calendarios, llaveros... nos ofrece una compañía cotidiana como una interpelación y un signo de que detrás hay gente amiga. La imagen también se hace peregrina, en pequeñas estatuillas que van de casa en casa, visitando los hogares en su humilde altar ambulante. Esta visita es devuelta el 24 de mayo, acontecimiento anual de características singulares. Todos los templos de María Auxiliadora reciben a muchedumbres de devotos y son escenario de expresiones impregnadas de un profundo sentido religioso, cristiano y popular. Se dan cita, junto a la liturgia más entrañable, procesiones y verbenas, el calor del encuentro y la alegría de la esperanza. Esta fiesta va precedida de la solemne novena y tiene el 24 de cada mes su conmemoración, como un medio más para la continuidad, a través del año, de una vida cristiana que se va haciendo bajo la mirada alentadora de la Madre Auxiliadora.

(fuente: www.salesianos.ensalta.com)

jueves, 22 de mayo de 2014

22 de mayo: Nuestra Señora de la Misericordia de Bovegno

En 1527 una joven muy pobre encontró unas monedas de plata y una semana mas tarde se le apareció la Virgen pidiendo 3 días de ayuno al pueblo y levantar una iglesia por su intercesión especial ante Jesús... Muchas gracias y curaciones se realizaron a partir de allí, lo cual está documentado en gran parte. El santuario se terminó de construir 6 años después.

Bovegno es una comuna de la provincia de Bresciai en la Lombardía. Está localizada en el valle llamado Trompia (Valtrompia). A 750 metros sobre el nivel del mar, en la localidad Cruz de Savenone, territorio de la Comuna de Pezzaze, pero bajo la jurisdicción eclesiástica de la antigua parroquia de San Giorgio di Bovegno, el 22 de mayo de 1527 apareció la Santísima Virgen María a la joven María Amadini, huérfana de padre y madre, de 22 años, "normal de cuerpo y mente", como escribió desde Brescia el 18 de junio de ese año Graziadio del Collio, ciudadano Bresciano, a Vincenzo Guidoto secretario ducal que le informaba de las "cosas impresionantes sucedidas”, incluida la manifestación visible de "Nuestra Señora vestida de blanco en hábito monástico" de extraordinaria "gravedad y belleza y con mucho esplendor", la cual declaró ser "la Virgen María" y después de desaparecer "dejó en ese lugar una fragancia increíble".

Con la autorización del ordinario diocesano, Mons. Paolo Zane, fue "iniciada" una iglesia en el lugar en que María posó sus "santos pies", enriquecida con donaciones y limosnas y todas maravillosos gracias, tanto es así que el 18 de junio de 1527 se recogieron más de dos mil ducados y todos los días creció la ofrenda, la devoción, y las personas que espontáneamente se acercaban a trabajar en la montaña, (...).


LA APARICIÓN DE NUESTRA SEÑORA

Se narra que el 14 ó 15 mayo 1527 María Amadini, una joven de 22 años perteneciente a una familia pobre, sin saber mas qué hacer para alimentar a su familia y, en particular, para aliviar el sufrimiento del hermano enfermo, llegó a casa temprano para ir a la recoger leña para ser llevada a la panadería con la esperanza de poder obtener a cambio un poco de pan. La joven, muy devota, vivía pobremente junto con dos hermanos más pequeños, que cuidaba amorosamente, sobre todo a Andrea, de doce años, enfermo a causa de una enfermedad grave que cubría su cuerpo de llagas repugnantes. Mientras en el bosque recogía madera cortada en la base de los troncos moviendo la tierra, descubrió monedas de plata pura. Primero tuvo miedo, pero inspirada por el Señor, comenzó a recoger las monedas y llenar el delantal, y con esa preciosa carga entró a la aldea mostrándola a todos. Muchos fueron allí con palas y picos, con la esperanza de encontrar más tesoros, pero no encontraron nada, lo que demuestra la unicidad del hecho. Pero esto fue es sólo el inicio de un hecho aún más sensacional.

El 22 de mayo, unos ocho días después del descubrimiento de las monedas, María Amadini, salió fue rezar el Rosario y agradecer a la Virgen por la fortuna, y mientras estaba recogida en oración, siente un voz que la llama por su nombre. Ella mira a su alrededor pero no ve a nadie. Tiene miedo de volver sobre sus pasos, cuando la voz se hace sentir de nuevo. Aumenta su temor, pero la voz una vez más la llama con firmeza hasta que finalmente responde con un típico Bresciano "bien". Mientras alza sus ojos, ansiosos y curiosos, aparece una Señora con una gran manto y con una especie de hábito de monje, de tal solemnidad y grave aspecto y de tal esplendor y belleza que pierde el aliento y comienza a llorar.

Después de esta solemne aparición la Señora se dirige a María con dulzura y le dice: "Bien has respondido, bien has recibido y bien recibirás. Sabe que soy la Virgen María de la cual sois tan devota, persevera en hacer el bien tal como lo has hecho hasta ahora, porque por eso serás salvada. Sabe que el primero de este mes de mayo, mi hijo había preparado un flagelo en la tierra como no había habido y yo de rodillas a sus pies y implorando su gracia, imploré la remisión de aquel castigo. Esta tendrás que darlo a conocer a todos, diciéndoles que durante tres sábados ayunen a pan y agua y hagan penitencia por sus pecados para que mi hijo no decida otro castigo de nuevo. Haciendo todo esto no tienen nada que temer de ningún tipo de castigo."

Esta es la historia más probable de la aparición. Se dice que para demostrar la veracidad de la aparición, Nuestra Señora había dicho a María que quien se pasara la mano en el pecho y mostrara su lepra sería curado. Además, referente a la iglesia que se construirá en ese lugar, “todos los enfermos que hayan contribuido a la construcción serán sanados”. Tanta fue la impresión de la gente que después de unos días se decidió construir el Santuario confiado a Agostino Castelli.

Fueron muchos los sucesos: la presencia de fieles y peregrinaciones continuas, la concesión de indulgencias en 1533, la autorización para la construcción de un albergue para atender las necesidades de los peregrinos, la concesión otorgada 8 de julio del mismo año 1527 para el uso de un altar provisorio para las celebraciones antes de la construcción de la iglesia. A Nuestra Señora de la Misericordia se atribuyeron numerosos milagros y curaciones, como lo demuestran diversos documentos de los que se lleva registro en la iglesia parroquial de Bovegno a partir de la mitad del 1500, y también los numerosos exvotos, colgados en las paredes y que en la actualidad se mantienen en escaparates colocados a la entrada y en la sacristía. Las gracias y los favores de la Virgen a los ciudadanos de Bovegno fueron documentadas.


EL SANTUARIO DE NUESTRA SEÑORA DE BOVEGNO 

Inmediatamente comenzó la construcción del magnífico edificio renacentista, atribuido a Agostino da Castello, arquitecto Bresciano que también hizo el proyecto del santuario de la Madonna della Stella en San Vigilio di Concesio.

Debido a que muchas personas acudieron de todas partes para dar ofrendas o a prestar su trabajo desde ese primer sitio, que se completó en 1533, las celebraciones inicialmente se hicieron en un altar provisorio.

El edificio está ajustado a un patrón de cruz griega con cúpula central segmentada y una bóveda de cañón. La fachada fue reconstruida entre 1768 y 1787 por el arquitecto Matteo Gatta, hace que sea imposible imaginar la complejidad del Interior (ya que es ocultada por frontón triangular) de la cúpula Hay numerosas obras que enriquecen el interior del santuario. Importantes pinturas del '500, del '600 y del '700 (Francesco Richini, Tommaso Bona, Francesco Giugno, Giovanni Antonio Italiani, Stefano Geroldi), el retablo mayor fue pintado por Antonio Gandino en 1610, pero sobre todo resalta un hermoso trabajo de madera en la sacristía tallado a principios del '700. Afuera, en la fachada principal hay una gran escultura del siglo XVII de la Madonna della Misericordia (obra del escultor Antonio Carra il Vecchio de Lugano, situada en 1617). El campanario, finalizado en 1582, termina con una hermosa cúpula barroca de cebolla, recubierta con láminas de cobre y recientemente restaurada. De época coetánea o ligeramente más tarde de la sagrada estructura es probablemente el cuerpo adyacente al templo. El pórtico de la parte lateral de la iglesia se remonta al siglo XIX.

Al lado del santuario había una escuela o confraternidad especialmente activa, que recogía ofrendas, honraba las festividades, y cumplía obras de caridad cristiana y asistencia, contribuyendo a mantener viva la devoción a María. Se llega al santuario por una calle salpicada de cuadros, algunos se dedican a la Virgen, otros evocan la milagrosa aparición. El camino sagrado puede continuar a lo largo de un camino de tierra directamente a la pequeña iglesia de Eto Lavone dedicada a San Nicolás, donde la Madonna della Misericordia (anteriormente invocada contra la peste) se representa en un fresco renacentista, que con el manto protege a los fieles.

(fuente: foros-virgen-maria.blogspot.com.ar)

miércoles, 21 de mayo de 2014

21 de mayo: Nuestra Señora de los Ángeles de Arcola

A mediados del siglo XVI la Spezia y toda Italia vive la contrarreforma de Lucero, la codicia política, las agresiones de los turcos y epidemias cíclicas. Fue cuando se apareció la Virgen María rodeada de ángeles, manifestando a 5 niñas haber oído el clamor de su pueblo y solicitándoles que pidan al pueblo oración, penitencia y la construcción de una iglesia en su honor.

Una constante de apariciones marianas es que se producen en los momentos de mayor crisis en la historia de la humanidad para que el hombre observe ley divina, y para infundir esperanza en el futuro, y esto lo consigue a través de niños cuya inocencia y la pureza es un elemento esencial para la autenticidad y la integridad de los mensajes transmitidos. Si bien el siglo XVI se ha caracterizado por la cultura de regeneración de la humanidad, el Renacimiento, por otro lado tiene una turbulenta historia desde el punto de vista económico, con los desequilibrios debidos a la inflación resultantes de los descubrimientos geográficos, políticos, con las luchas por el nacimiento de los grandes Estados europeos, y religiosas, con la Reforma luterana y el cisma anglicano, las invasiones de los turcos.

El siglo XVI es un triste momento para la Spezia. La Iglesia pasaba una cruel prueba. La pasión furiosa y los instintos brutales de Lutero, de Arrigo VIII y Soliman causaban daño a la religión. La desenfrenada codicia de imperio y de gloria de Francisco I y Carlos V ayudaba a la labor nefasta. El protestantismo, que reinaba en los Países Bajos, Polonia, Inglaterra, Dinamarca y varios otros contra Alemania, fue aclamado como la religión del Estado, y con audacia invadía Suiza, y se dirige a Francia. Los turcos amenazan Europa, la barbarie llegaba al seno de la misma religión y la civilización: la querida Italia.

La Iglesia oraba y gemía. También Arcola era continuamente asolada por las guerras, el odio, las pasiones, enfermedades, plagas. Mientras tanto, desde el cielo la Virgen velaba por la salud de sus hijos, se dolía por su ingratitud, y su oración y amor omnipotente detuvo la venganza divina. La Santísima Virgen, quizo dar a conocer a los hijos ingratos su salvación de Dios, en manifiesta en milagrosa e impresionante aparición.


EL 21 DE MAYO DE 1556

Fue un claro 21 de mayo que María, llegó a entregar su perfume a la tierra de Arcola. Estaba siendo la solemnidad de Pentecostés. La aparición de Marian Arcola ocurren durante los trabajos del Concilio de Trento (1545-1563) que con sus reformas audaces dará mucho impulso a la aparición de distintos movimientos eclesiales y los nuevos modelos de santidad, en una zona con problemas.

Las cinco hijas de Baldassare Fiamberti y Margarita Blasio, BARBARA, CAMILLA, ISABEL, CATARINETTA, ANGELA, en compañía de su madre, del padre y los hermanos Francisco, Bartolomé, Ippolito, y Giovanni, todos nacidos y que viven en Arcola, escuchan la Santa Misa en la Iglesia Parroquial de Arcola, el párroco era D. Giacomo Picedi, y cumplidas todas las devociones de la solemnidad, con el consentimiento de los padres, las cinco hijas se dirigen ir al cercano bosque de su propiedad, llamado Carbonara, donde a veces solían ir a jugar y luego rezar. Después de un corto recorrido entre los añosos arboles y plantas, comienza a sonar la campana de la ahora Parroquia de San Nicolas, que cerca de mediodía, llamaba a los monjes a la oración.

Las niñas suspenden el juego y postradas en meditación piadosa, recuerdan a Dios misericordioso la lamentable condición de la Iglesia, la agitación del mundo, la desolación de su país, orando a la Santísima Virgen con el devoto rezo del Rosario. La Madre celestial escuchó desde el cielo, con especial ternura el saludo Angelico "Angelus Domini" y una luz como del paraíso las rodeó. Sorprendidas dirigen su mirada al follaje de una planta de romero y sobre el ven una majestuosa Señora, resplandeciente como el sol, vestida de blanco, flanqueada por dos Angeles. Por la belleza de la cara, las suaves maneras y el esplendor sobrehumano que la envolvía no podía ser otra que Reina del Cielo.

Es facil imaginar el asombro y quedan sin voz y con un temor reverencial. Fijaron los ojos extasiados en la dulce Señora, mientras que una voz dulce, y materna las tranquiliza:

"No tengan miedo, hijas, soy María, la Madre de Jesucristo, la Reina de los Ángeles" y alzando la mano: "Vayan, vayan, díganle al pueblo que rece y haga penitencia. Sus plegarias han llegado hasta mi corazón, ahora es momento de actuar: vayan! vayan!"

Las videntes asombradas por tanta gracia replicaron: "Pero Dulce Señora, estamos dispuestas a lo que usted dice, pero no sabemos como predicar".

"Hijas, dice María, no se preocupen, con mi ayuda encontrarán todo fácil. Vayan y díganle a los buenos vecinos que alcen en mi honor, un templo en este lugar."

Y la Virgen se alzó hacia el cielo, acompañada por sus ángeles, quedando lentamente fuera de los ojos de las afortunadas, dejándolas llenas de confianza y consuelo celestial. Llegan a su casa precipitadamente, dicen con temor a sus seres queridos lo que sucedió, notifican al párroco, y olvidándose de su pequeñez, según las palabras de la Divina Señora, comienzan a anunciar la maravilla predicando lo que encomendó a la Santísima Virgen María, y el párroco, el clero, los aldeanos, escuchan a estas simples almas, y como impulsados por una fuerza misteriosa todos van al lugar y de la aparición a orar y suplicar iniciando severas penitencias.

Una alegría indescriptible y confianza recorre el ánimo de todos: el país está a salvo. La novedad se expande y se acercan multitudes de peregrinos de cerca y de lejos, penitentes, orantes, llegan a la Carbonara, donde quieren encontrar la verdadera paz, una renovación interna, una alegría que no es del mundo. El proceso de la aparición fue compilado por el Obispo Gio Battista Bracelli Obispo de Sarzana, y de la Congregación de Ritos, la Sagrada Imagen de la Virgen fue declarada venerable y milagrosa.


EL SANTUARIO

Los tiempos son tristes en las familias, hay penuria, pero la gente quiere cumplir el pedido de la Virgen y se preparan para construir el templo en su honor. Es la Madre Celestial que ha ordenado y las almas buenas, sorteando los obstáculos y la fatiga en dos años levantan la iglesia.

Es un magnífico templo, enriquecido con preciosos tesoros de la piedad de los fieles, para expresas gratitud a la Madre de Dios, en acción de gracias.

Mientras tanto, muchas gracias confirman la bendición de María en este lugar, casi cuatro siglos y medio más tarde, la devoción popular a Nuestra Señora de los Ángeles está viva en Arcola y en las zonas circundantes.

El Santuario de Nuestra Señora de los Ángeles de la ciudad de Arcola de Liguria, en la provincia de La Spezia, está ubicadO en la parte superior de la colina de la aldea en una posición panorámica.

La construcción del templo comenzó en 1556 y el mismo fue terminado en 1558, el título de patrona de la comunidad de Arcola fue concedida por la República de Génova, poco después. La coronación oficial tuvo lugar en 1910. La estructura arquitectónica de la iglesia está dividida en tres naves, separadas por columnas jónicas. Debajo del presbiterio está la capilla de la Aparición. En el Interior hay un gran número de ex votos, y hay conservada una estatua que representa la Virgen María por el escultor Battista Orsolini de Carrara, ejecutada en 1624.

El Santuario de Nuestra Señora de los Ángeles en Arcola, es una de las manifestaciones típicas de la gran revitalización de la devoción mariana se produjo en Liguria oriental, durante la Contrarreforma y uno de los pocos monumentos de la Lunigiana expresada en lenguaje religioso auténtico y el arte del barroco. Contiene valiosas pinturas del siglo XVIII, incluida la Virgen del Rosario del pintor Andrea Podenzana (1688). La suntuosa decoración en mármol y estuco policromado de la iglesia, tiene impronta del siglo XVIII.

(fuente: foros-virgen-maria.blogspot.com.ar)

martes, 20 de mayo de 2014

20 de mayo: Nuestra Señora de la Salud de Alcantarilla

La devoción de Alcantarilla a su Patrona se remonta a la Edad Media, cuando la localidad contaba con apenas un centenar de habitantes, y ya era venerada en su ermita bajo la denominación de Nuestra Señora la Pequeña. En aquella época, la villa, conocida como Alcantariella, se ubicaba más cerca del lecho del río, en el entorno del puente de Las Pilas. Pero un trágico suceso, la riada del 18 de octubre de 1545, conocida como «la de San Lucas», asoló todo este entorno, ermita incluida y obligó a los vecinos a reconstruir la villa en un terreno más elevado y a salvo de futuras avenidas. Fue así como se comenzó a construir la localidad que hoy conocemos, en el entorno de la iglesia de San Sebastián, que hoy es de San Pedro Apóstol.

 La ermita de la Virgen también se comenzó a reconstruir una vez que las aguas y los fangos se retiraron. Situado en las cercanías del convento de Santo Domingo el Real, el eremitorio se ubicaba en un paraje conocido como soto del río, donde la tradición relataba que se había hallado una imagen de una Virgen niña. La Virgen Pequeña pasó a su actual denominación a raíz de otro luctuoso hecho acaecido en la Villa, como fue la terrible epidemia de peste de finales del siglo XVII. Los alcantarilleros, diezmados por la enfermedad, vuelven sus ojos a su Patrona, a la que sacan en procesión y rogativa, obrándose el milagro y remitiendo el azote de la enfermedad. Desde ese momento, la Virgen pasa a denominarse de la Salud.

A comienzos del siglo XVIII, la imagen de la Patrona se trasladará al convento de los Padres Mínimos de San Francisco de Paula, que actuaba como hospicio, colegio y hospital para Alcantarilla. El traslado, acaecido durante la alcaldía de Antonio de Avilés, se produjo por el lamentable estado de abandono y deterioro de la ermita de la Patrona. El siguiente gran cambio en el devenir de la Virgen de la Salud se efectúa a partir de la desamortización de los bienes eclesiásticos promulgada por el ministro Mendizábal en 1837. Los frailes son expulsados del convento, sus propiedades confiscadas y el convento cerrado al culto. Durante buena parte del siglo XIX, la devoción por la Patrona se eclipsa y oculta, aunque en ocasiones, durante los meses de mayo, es festejada gracias al esfuerzo de la parroquia de San Pedro y el ayuntamiento de turno.

A principios del siglo XX se constituye una Hermandad de la Patrona, de la que es Hermano Mayor Emilio López Palacios, médico de la localidad, pero tras su fallecimiento en 1916, la Hermandad se disuelve y la imagen de la patrona vuelve a ocultarse. En 1936, con el estallido de la Guerra Civil, el convento es profanado y saqueado, siendo la imagen de la Salud una de las que acabarán pasto de las llamas. Tras el fin de la guerra, se encarga al escultor Nicolás Martínez Ramón la actual imagen, que retorna a su camarín en el convento de San Francisco. En aquellos años, la devoción vivía momentos bajos que sólo el esfuerzo de Antonio Domingo Manzano, Antonio El Manco, mantenía viva por su dedicación oficiosa a la tarea de camarero de la Virgen. En 1949, se organizan del 20 al 29 de mayo unas Fiestas Mayores en honor a la Patrona, que se trasladó al Ayuntamiento en procesión. La celebración no tuvo continuidad, pero la Virgen de la Salud sería nombrada Alcaldesa Honoraria de la Villa el 29 de abril de 1955, a propuesta del alcalde Juan Martínez Beltrán.

En 1967, la imagen de la Patrona es trasladada al recién remodelado templo parroquial de San Pedro Apóstol, tras el acuerdo del párroco, Diego Hellín, con el obispo, Ramón Sanahuja. Tres años más tarde, gracias al impulso del nuevo párroco, José García Martínez, y el alcalde Fulgencio Pérez Artero, Alcantarilla contaría con unas fiestas en honor de su Patrona, cuya primera edición tuvo lugar en 1971. El último domingo de ese mes de mayo, la Virgen de la Salud procesiona por vez primera en muchos años por Alcantarilla. En 1973 se constituye de forma oficiosa la Hermandad de Nuestra Señora de la Salud, cuyo primer Hermano Mayor sería el médico José Capel. Finalmente, el 9 de febrero de 1974, el Obispado aprueba los primeros estatutos de la Hermandad. Durante su corta historia, la Hermandad de la Virgen de la Salud ha contado con nueve hermanos mayores.

En 1996, durante sus fiestas, la Patrona recibió la Medalla de Oro de Alcantarilla por parte de la corporación municipal que presidía Lázaro Mellado. El obispo Javier Azagra se la impuso en un acto que tuvo lugar el último domingo de mayo de aquel año. El último hito de nuestra Patrona se produjo con motivo de los actos jubilares de 2000, cuando se trasladó a la Catedral de Murcia en el mes de septiembre.

(fuente: www.alcantarilla.es)

23 de mayo: Nuestra Señora de los Milagros de Brescia

Este santuario está situado al norte de Italia en Lombardía, y tuvo su origen con una pintura de la Santísima Virgen en el exterior de una casa. Durante una epidemia de peste bubónica que asoló a Brescia en 1478, se hace constar que la Virgen intercedió para que obraran milagros de sanación. La plaga comenzó en marzo de este año y continuó hasta julio del próximo año. Doscientas personas morían por día en la ciudad, mientras que la población de la ciudad se redujo de poco menos de 40.000 a algo menos de 4.000 durante ese tiempo.

La iglesia de Nuestra Señora de los Milagros en Brescia fue construida en honor a la imagen de la Santísima Virgen ante la que tantas personas se curaron milagrosamente.

La construcción comenzó en 1488 en acción de gracias a la Santísima Virgen por todos los que sobrevivieron, pero el trabajo no se completó hasta el año 1500. La imagen que una vez fue vista en una casa cerca de la iglesia se puede ver ahora en el ábside de la iglesia. La fachada ricamente tallada de la iglesia es de mármol , y se atesora como un ejemplo excepcional de la escultura del Renacimiento en esa región.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el templo fue atacado por las bombas aliadas, por lo que tuvo que ser casi completamente reconstruido después de la guerra. La fachada se ha conservada, sin embargo, debido a las tablas de madera pesada que la gente de Brescia utilizaba para protegerla de las balas.

traducido por mallinista 
(fuente: www.roman-catholic-saints.com)

lunes, 19 de mayo de 2014

19 de mayo: Nuestra Señora de la Peña de Francia

La Peña de Francia se levanta casi de súbito sobre la llanura, al sur de la provincia de Salamanca, en el límite con la de Cáceres.

La montaña se eleva a unos 1.800 metros sobre el nivel del mar, y termina en una pequeña meseta. La Peña de Francia se muestra, indudablemente, desde cualquier perspectiva, como la montaña con más personalidad de toda la sierra.

No deja de ser extraño el nombre de Francia que se da a la Peña donde se descubrió la imagen de la Virgen, y a su sierra.

El documento más antiguo que se conserva con el nombre de Francia, aplicado a esta comarca, está fechado en 8 de enero de 1289, es decir casi siglo y medio antes de la llegada a estos lugares de Simón Vela.

El motivo de este nombre no se sabe con certeza, como tampoco el origen de las imágenes. Sabemos que una colonia francesa figura entre los repobladores de Salamanca en el siglo XI, como ocurrió después con otras ciudades arrancadas a la morisma, como por ejemplo: Toledo, Córdoba y Sevilla. Muy bien pudo haber ocurrido que una colonia similar se estableciese, entonces o más tarde, en estos lugares, y por ella recibiera la comarca el nombre de la nación de origen de sus repobladores. Viejos apellidos originariamente franceses (Luis, Griñón, Martín, Giral, Bernal, Gascón y Cascón, ... ) son frecuentes en familias arraigadas desde tiempo inmemorial en los pueblos de la "sierra". El mismo nombre de San Martín del Castañar que lleva uno de los pueblos de la sierra, señala la misma dirección.

Tan sólo dos años después del hallazgo de la imagen de la Virgen se hicieron cargo, de ella y de su ermita, los frailes dominicos.

Durante esos dos años, la montaña de la Peña comenzó a ser objeto de fuertes disputas entre los señores de Granadilla y Miranda. Ante tales pretensiones el obispo de Salamanca, el 19 de septiembre de 1436, cede al provincial de los dominicos los derechos que pudiera tener sobre la ermita construida en las cumbres. Cuatro meses después, una comunidad de dominicos de cinco miembros asume canónicamente la ermita.

El número de religiosos de la comunidad establecida en la Peña creció rápidamente y echó raíces en la zona. Ya en el año 1516, en que se puso la primera piedra de La Casa Baja, la comunidad contaba con 22 religiosos. De esta comunidad partieron numerosos misioneros hacia América y Extremo oriente, especialmente Filipinas. Fueron ellos los principales impulsores de la devoción de la Peña en aquellos territorios.

El número de religiosos dominicos en la Peña se redujo en los inicios del siglo XIX y la comunidad desapareció en 1835, cuando, incautados todos los bienes del monasterio por la desamortización de Mendizábal, los religiosos fueron dispersados. Los dominicos volvieron a hacerse cargo del santuario el 16 de julio de 1900.

El Santuario de Nuestra Señora de la Peña de Francia se halla en la provincia de Salamanca. Más en concreto, en la zona más hermosa: la Sierra de Francia. Allí, a 1.783 metros de altitud, se yergue este santuario desde donde se contempla un singular paisaje que abarca la llanura castellana, las montañas de las Hurdes y la sierra de la Estrella de Portugal. En estas alturas nos situamos para conocer una historia larga y hermosa. Todo comenzó con el hallazgo de una imagen de la Virgen que transformó un pico solitario en un lugar de encuentro, oración y contemplación de bellezas naturales. Esta imagen se ha convertido en catalizador de cuantos visitan la "sierra".

Desde su hallazgo, la imagen ha sido y es muy querida por los salmantinos. Su ya larga tradición ha permitido que su devoción se haya extendido más allá de nuestra tierra salmantina, y así su veneración es también compartida con muchos hombres y mujeres de tierras lejanas, especialmente de Sudamérica.

Poco después de su hallazgo por Simón Vela, la imagen y el Santuario a ella dedicado, es atendido por la Orden de Predicadores (dominicos).

La historia de la Peña de Francia se ha ido construyendo lentamente. Su realidad actual ha contado con la colaboración, sencilla y discreta, de personas íntegras que han ido poniendo su granito de arena para que todo fuera tal y como es. Su huella es imperceptible, pero se merecen nuestro recuerdo y consideración para que el anonimato no las arroje al olvido.

Es claro que su huella está en el corazón de la Virgen. Es una larga cadena perdida en el tiempo y sólo Ella sabe cuántos de los peregrinos de todos los tiempos, han dejado vestigio de su devoción y de su fidelidad. Los que a través de los días y los años nos encontramos en la cima, sí podemos constatar que muchos de los peregrinos y de la buena gente que acude al Santuario vive con recogimiento y cariño su devoción a Nuestra Señora y convierten el lugar en un "ámbito" de encuentro con la Madre. Admiran el paisaje y saborean la paz que en él se goza, para después acercarse silenciosos al interior de la iglesia y allí, con recogimiento, dan a su visita el carácter de peregrinación que convierte esta cima en un lugar especial. Es su fe y su devoción las que crean en esta cumbre ese ámbito donde todo habla de una "presencia viva" de Alguien que está más allá y más acá de nuestras vidas y que, a veces, no conseguimos encontrar.

Un encuentro que en muchas ocasiones suele ir acompañado de algún presente: flores, velas envueltas de calladas peticiones, donativos para el mantenimiento del lugar, manteles para los altares, ... a veces también aparecen grupos con bellos cantos charros, tamboril y gaita, ... etc. Todos ellos aportan su afecto, su oración y su presencia.

A todos esos peñíscolas anónimos va muy especialmente dedicado este apartado. Todas esas buenas gentes que, en el ir y venir de los días y de los años, intentan encontrar un espacio donde mostrar a Dios su confianza callada, o quizás, el lugar donde recogidamente pueden expresarle su necesidad, su aflicción o su alegría.

¡Y qué mejor casa que la casa de la Madre!

Junto a estos hombres y mujeres anónimos, hay otros a quienes todos recordamos, pero cuyas figuras pueden ir desdibujándose por haber abandonado este mundo. Son esos hombres y mujeres cuya presencia tuvo un relieve especial porque dedicaron tiempo, entusiasmo y fe, a mantener vivo el frescor del lugar para que todo siguiera hablando de Dios.

(fuente: www.dominicos.org)

domingo, 18 de mayo de 2014

18 de mayo: Dedicación de Nuestra Señora de la Abadía Bonport, Diócesis de Evreux (año 1190)

imagen de Nuestra Señora del Buen Puerto

Esta abadía fue fundada por Ricardo Corazón de León, Rey de Inglaterra y Duque de Normandía el día 11 de marzo de 1190.

Según la leyenda, el Rey se encontraba en peligro de su vida en el río Sena, cuando hizo una promesa que iba a fundar un monasterio en ese lado si llegara sano y salvo (en francés à Bonport) en la orilla opuesta del río.

La abadía fue construida poco después en ese lugar situado hacia el norte de Francia en la región de Alta Normandía, con la ayuda de muchos de los lugareños. A lo largo de los años, se había dañado y restaurado varias veces hasta que su claustro y el templo fueron finalmente destruidos durante la Revolución Francesa. Nuestra Señora de Bonport es una de las pocas abadías cistercienses restantes en Normandía con edificios monásticos de la Edad Media.

traducido por mallinista 
(fuente: www.roman-catholic-saints.com)

sábado, 17 de mayo de 2014

17 de mayo: Nuestra Señora de las Lágrimas de Spoleto

Nuestra Señora de las Lágrimas, Spoleto, Italia (1494)

El abad Orsini escribió: "Se dice que este cuadro, pintado en una pared, derramó muchas lágrimas en el año 1494".

Un hombre devoto llamado Diotallevi d' Antonio Santilli era el dueño de una modesta casa cerca de la ciudad de Spoleto, Italia, situada en la carretera de Trevi. Con sus ahorros compró varias pequeñas parcelas de tierra y algún ganado, pero él no era un hombre rico. Tuvo tres hijos llamados Sante, Antonello y Bautista.

Era una época en que era común que los fieles tenían ilustraciones religiosas pintadas en el exterior de sus casas. En Octubre de 1483, el Sr. Santilli tenía una imagen de la Santísima Virgen con el Divino Niño en sus brazos pintados en la pared noreste de su residencia. Curiosamente, la pintura original también representa San Francisco a la izquierda de la Santísima Virgen. La pintura fue terminada en el día de la fiesta de San Francisco de Asís , pero la imagen de San Francisco desapareció bajo la nueva ornamentación en la que la Virgen y su hijo fue más tarde en el siglo XVII.

Fue casi dos años después, más precisamente el Viernes 5 de agosto 1485, cuando había quienes veían lágrimas de sangre cayendo de los ojos de la Virgen. La fecha del milagro se confirma precisamente por muchos documentos de la época de las autoridades municipales, y también hubo un notario de Trevi que grabó todos los milagros que fue testigo  y los registros todavía se pueden encontrar en los archivos de la ciudad de Trevi.

Las noticias del milagro causaron un considerable entusiasmo, porque aquí la imagen de la Virgen lloró. Llegaron después años de hambre, guerras y pestes; pero la gente se confiaba a la intercesión de ka Virgen.

La gente vino de todas partes de la región para ver las lágrimas de sangre caen de los ojos de la Virgen, y no todos ellos eran católicos o creyentes. A pesar de que muchos se acercaban escépticos, una vez que se habían visto por sí mismos, muchos creían. Se registraron curaciones milagrosas ante la imagen de la Virgen de las Lágrimas, ya que se llamaba así en aquel entonces.

Así que muchos llegaron a presenciar el prodigio que había que darse prisa y construir una pequeña capilla el 17 de agosto, que era sólo un par de días después del evento. El día 21 del mismo mes la primera misa se ​​ofreció en la capilla con el permiso del obispo de Spoleto. La nueva capilla provisional festivamente decorado con cortinas y velos, donadas por los fieles. El altar estaba cubierto con un mantel de seda verde. Las paredes estaban cubiertas con tela de seda azul, y muchas velas ardían ante el altar. Al poco tiempo, se dio permiso para celebrar una misa diaria allí, pero debido a las grandes multitudes, los planes ya estaban en marcha para construir una magnífica iglesia para reemplazar la capilla. El dinero fue rápidamente recogido, y se comenzó a trabajar en la basílica el 27 de marzo de 1487. Se terminó el 8 de marzo 1489, y luego fue confiada a los Olivetans.

Una vez que se completó la basílica, que parte de la pared que tenía el retrato de la Virgen y el Niño se corta y se movía dentro de la basílica. Vivienda también fue construido para los Olivetans , aunque los edificios fueron finalmente entregados a otras órdenes religiosas.

La basílica alberga la famosa Perugino 'La Adoración de los Magos" y" Descendimiento de la Cruz "de Giovanni Spagna.

traducido por mallinista 
(fuente: www.roman-catholic-saints.com) -

viernes, 16 de mayo de 2014

16 de mayo: Aparición de la Virgen a Santa Catalina de Alejandría (Siglo IV)

La boda mística de la Santa Catalina de Alejandría con Cristo
El abad Orsini escribió: "Aparición de la Virgen a Santa Catalina de Alejandría , cuyo cuerpo fue descubierto el 13 de este mes, en el monte Sinaí , como consecuencia de una revelación que la Reina del cielo dio de ella. "

Santa Catalina de Alejandría, también conocida como Santa Catalina de la Rueda, es una santa católica, virgen y mártir. Ella era la hermosa hija del rey y de la reina Costus Sabinella de Alejandría, quien desde muy joven decidió permanecer virgen. Ella se decidió por Cristo porque "Su belleza es más radiante que el resplandor del sol, su sabiduría gobierna toda la creación, y sus riquezas están repartidas por todo el mundo".

Mientras todavía era una adolescente, Santa Catalina recibió una visión de la Santísima Virgen María y de su Divino Hijo Jesucristo. En esta visión, la Madre de Dios le dio a Catalina a su Hijo en un matrimonio místico. La boda mística es, en algunos sentidos muy similar a una ceremonia de matrimonio, así como Cristo presenta el alma elegida con un anillo que suele ser visible para los demás, se hacen presentes santos y ángeles presentes. Han habido más de 70 matrimonios místicos documentados con los santos. Santa Teresa explicó que era el estado más alto de un alma podía lograr en esta vida, y representa una transformación y constante unión con la Santísima Trinidad.

Santa Catalina fue martirizada por el emperador romano Majencio cuando ella rechazó su propuesta de matrimonio. Una vez más, según la tradición, su cuerpo fue llevado por los ángeles al Monte Sinaí, donde una iglesia y monasterio fueron construidos en su honor. Las reliquias de Santa Catalina fueron redescubiertas por el año 800.

traducido por mallinista 
 (fuente: www.roman-catholic-saints.com)

jueves, 15 de mayo de 2014

15 de mayo: Nuestra Señora de Francia

En Lepuy (Francia), hay una enorme roca, probablemente de origen volcánico, llamado Rocher Corneille (Cornelius Rock). Se eleva a casi 2.500 metros sobre el nivel del mar.

En la parte superior de esta enorme pedestal, hay una enorme estatua de metal de la Santísima Virgen y el Niño, erigida en 1860. Es la estatua de segundo más grande del mundo, sólo superada por la Estatua de la Libertad, que también fue hecho en Francia. La figura de la Virgen, a unos cincuenta y cinco metros de altura, se levanta sobre un globo; sobre su cabeza una corona de estrellas, sus pies aplastan una serpiente. El Niño se sienta en su brazo derecho, su mano derecha levantada en señal de bendición de todo el campo.

El proyecto de construcción de la estatua fue en realidad inició en 1847 con el deseo de construir un monumento religioso para reconocer la zona de Puy -en- Velay. Con el fin de encontrar un modelo digno de la Santísima Virgen y su divino Hijo, una competición se celebró con requisitos muy específicos, como el " Niño Jesús debe ser representado bendiciendo la ciudad de Puy sin ocultar el rostro de su Madre. " En total, 55 artistas participaron, y el modelo ganador seleccionado al final de la competencia era la estatua presentado por J. Bonnassieux .

Las donaciones para pagar la construcción se recogieron de toda Francia. La estatua fue arrojado desde el metal obtenido por la fundición de doscientos o más cañones donados por Napoleón III - Cañones de los franceses habían capturado a los rusos en Sebastopol durante la Guerra de Crimea. Tres años después, las 105 partes principales de la estatua y los acompañan 900 pedazos más pequeños fueron transportados a Puy e izaron en su posición para erigir la estatua de Nuestra Señora de Francia. Una vez completado, su peso total era de 835 toneladas, con 110 toneladas para la estatua, 680 toneladas para el pedestal de granito para apoyarlo, y 45 toneladas para el revestimiento que protege la estatua.

Aquí lo alto de la roca majestuosa, la Santísima Virgen es honrada con el título de "Nuestra Señora de Francia". Se encuentra en la carretera que pasa por el santuario de Nuestra Señora del Espino en lo alto de las montañas del Jura, se encuentra el santuario de Nuestra Señora del Puy. Todos los cruzados pasaron esta en camino a la Tierra Santa en peregrinación a rescatar los Santos Lugares de manos de los infieles. Apenas había un caballero que no fue a despedirse de la Virgen del Puy y pregúntele a cuidar a sus seres queridos, en caso de que no regrese.

traducido por mallinista 
(fuente: www.roman-catholic-saints.com)

miércoles, 14 de mayo de 2014

14 de mayo: Nuestra Señora de Bavaria

Santuario situado en Altötting, Baviera, Alemania, el cual constituye capilla octogonal fue construido c.680 de piedra nativa y sobrevive hoy.

Las guerras, la pestilencia y la política han hecho que el área a cambiar de manos varias veces, pero la capilla siempre ha sobrevivido. La pequeña imagen de la Virgen fue tallada de madera de tilo c.1330 , su superficie ennegrecida por la edad, los incontables miles de velas ardían cerca de él, y un incendio en el año 907, que amenazaba con destruirla.

En 1489 un niño ahogado volvió a la vida después de ser colocado en oración antes de una esta imagen de María. Muchos milagros y curaciones ya que se han atribuido a la Virgen de Altötting intercesión , y la zona es conocida como el "Lourdes de Alemania".

La pequeña capilla ha sido un sitio de peregrinación para los más de 500 años. San Conrado de Parzham sirvió como portero capilla durante más de 30 años, y el Papa Juan Pablo II visitó en 1980 es uno de los santuarios más ricos de Europa con una inmensa tienda de tesoros donados por los peregrinos a través de los siglos; estos elementos no están en exhibición, pero las muletas y otras evidencias de curaciones están ahí para que todos lo vean .

traducido por mallinista
(fuente: saints.sqpn.com)

martes, 13 de mayo de 2014

13 de mayo: Nuestra Señora de la Sonrisa

El 13 de mayo de 1883, Nuestra Señora de la Sonrisa, sano a Santa Teresita del niño Jesús cuando ella se encontraba enferma. Ese día, Santa Teresita dirigió su rostro a la estatua de la Virgen que se encontraba al lado de su cama, y oro por su sanación. "De repente, escribe Teresa, "...El rostro de María irradiaba bondad y amor". Teresa fue sanada. Desde ese momento la imagen es llamada "Nuestra Señora de la Sonrisa".

Santa Teresita, el corazón que exclamó unos meses antes de su muerte: "En el Corazón de mi Madre, la Iglesia, seré el amor", no siempre supo que podía amar... no siempre se sintió libre para amar...Pero Nuestra Señora le sonrió y fue sanada profundamente de sus sufrimientos espirituales, psicológicos, emocionales y corporales. Ella fue sanada por una sonrisa... una simple y poderosa "sonrisa" de Nuestra Madre...

La sonrisa de la Madre es un reflejo de su amor inmaculado y materno. Ella sonríe a lo más profundo de nuestros corazones, a las profundidades de nuestras heridas...a las carencias y sufrimientos mas ocultas. Ella nos sonríe y conocemos su amor por nosotros! Ella sonríe y todo se transforma en paz, en calma en el océano de nuestros corazones...Ella sonríe y el amor florece en todo nuestro ser. Ella sonríe y los vacíos de nuestras vidas repentinamente son llenados... Ella sonríe y las deficiencias en nuestra humanidad son restauradas, son elevadas, son sanadas... Ella sonríe y la senda de la gracia se abre en nuestros corazones con una nueva libertad.

Ella sonríe y sabemos que somos amados, profundamente amados por el amor de una Madre! Ella sonríe y nuestros miedos se disipan. Ella sonríe y las dudas son iluminadas con su bondad... Ella sonríe y las faltas y excesos en nuestras vidas son elevadas a la medida perfecta del amor... Ella sonríe y nuestros corazones saben que hay mucho mas... mucho más... hay dulzura, hay valentía, hay libertad, hay fecundidad...hay comunión, hay vida, hay amor... y el amor nos hace fuertes, libres, joviales y gozosos. Ella sonríe y somos sanados... sanados en lo más profundo de nuestros corazones!

Que Ella sonría en nuestros corazones...¡Sonríenos Madre y sonríe por nosotros!


ORACIÓN A NUESTRA SEÑORA DE LA SONRISA
Compuesta por Madre Adela Galindo, Fundadora SCTJM

Tierna Madre, sonríe en nuestros corazones y sánanos!" Tu sonrisa materna sana porque es un reflejo de tu amor inmaculado y materno. Sonríe con la dulce potencia de tu amor materno y sana nuestros corazones para que conozcamos el amor, para recibir el amor, para experimentar el amor, para vivir la senda del amor y para comunicar libremente el amor que recibimos.

Sonríe en lo más profundo de nuestros corazones y trae sanación a nuestras heridas! Sonríe en nuestros corazones y sana las heridas en nuestra humanidad. Sonríe y haznos tener perfecta comunión de mente, corazón, cuerpo y alma.

Sonríe, Madre, y sánanos con tu amor! Sonríenos y expulsa todos nuestros miedos y ansiedades. Sonríe Madre, y sánanos de todo lo que aprisiona al amor en nuestros corazones. Sonríe a nuestras mentes y sana las memorias que hieren la visión del amor. Sonríe a nuestros corazones y sana las experiencias que nos han endurecido y nos han hecho huir del amor. Sonríenos con tu amor materno y sabiéndonos amados por ti, sánanos de todos los miedos y heridas que nos impiden amar libre y generosamente. Sonríe Oh Madre, y con la luz de tu rostro materno, sana nuestros cuerpos de toda la falta de transparencia en comunicar el lenguaje del amor. Sonríe, Oh Madre Inmaculada, a nuestras almas y sánanos de todo lo que esta herido en nuestra comunión de amor con la Santísima Trinidad.

Sonríe, Madre, sonríe con tu amor, en los lugares mas profundos de nuestros corazones y sánanos, para que restaurados y libres, podamos conocer lo profundo, lo ancho, lo largo y lo alto del amor de Dios; para que podamos vivir en perfectos lazos de amor con otros corazones y podamos ser ardientes testigos del amor en el Corazón de la Iglesia.

Sonríe, Santísima Madre...Sonríenos y sonríe por nosotros. Una sola sonrisa de tu Corazón Materno sanará nuestros corazones!


Nuestra Señor de la Sonrisa, ruega por nosotros.
Santa Teresita de Lisieux, ruega por nosotros.


Novena la Virgen de la Sonrisa

Especialmente destinada para ayudar a rezar a quienes se sienten afligidos y agobiados por tristeza, depresión o alguna enfermedad física, emocional o espiritual o para interceder por quienes las que padecen.

“También la pobre Teresita, al no encontrar ninguna ayuda en la tierra, se había vuelto hacia su Madre del cielo, suplicándole con toda su alma que tuviese por fin piedad de ella...

De repente, la Santísima Virgen me pareció hermosa , tan hermosa , que yo nunca había visto nada tan bello. Su rostro respiraba una bondad y una ternura inefables. Pero lo que me caló hasta el fondo del alma fue la encantadora sonrisa de la Santísima Virgen.

En aquel momento, todas mis penas se disiparon. Dos gruesas lágrimas brotaron de mis párpados y se deslizaron silenciosamente por mis mejillas, pero eran lágrimas de pura alegría... ¡La Santísima Virgen, pensé, me ha sonreído! ¡Qué feliz soy...!”

(Santa Teresita del Niño Jesús. Historia de un alma, III )



• Oración conclusiva para todos los días TODOS LOS DÍAS

(Se toma conciencia de la presencia de Dios, ante quien siempre estamos, en quien somos y por quien vivimos, haciendo con calma y fe la señal de la cruz) “En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén”

Virgen de la sonrisa, Madre de la alegría.
Vengo a ponerme delante de tus ojos buenos.
Necesito esa luz de tus ojos serenos y esa esperanza de tu rostro amable.
Te doy gracias María, porque estás a mi lado en todos los momentos.
Cuando sufro, tengo tu alivio. Cuando estoy feliz, compartes mi gozo.
Vengo a buscar tu ayuda de Madre para mí y para todos mis seres queridos.

(Pedir con humildad y confianza la gracia que se quiere obtener)

Te pido que hagas nacer en nosotros a Jesús.
Así podremos vivir con alegría,
y saldremos adelante
en medio de las dificultades de la vida.
Danos fortaleza, paciencia, valentía,
y mucha esperanza para seguir caminando.
Madre de la alegría, derrama tu consuelo
en todos los que están tristes y cansados,
deprimidos y desalentados.
Que la hermosura de tu rostro,
lleno de fuerza y de ternura,
nos llene a todos de confianza,
porque comprendes lo que nos pasa
y somos valiosos para tu corazón materno.
Amén.


PRIMER DÍA

- Lectura bíblica:
Jesús dijo: “Pidan y se les dará; busquen y encontrarán; llamen y se les abrirá: porque todo el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama, se le abrirá. ¿Quién de ustedes, cuando su hijo pide pan, le da una piedra? ¿O si le pide un pez, le da una serpiente? Si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más el Padre de ustedes que está en el cielo dará cosas buenas a quienes se las pidan!” (Mateo 7, 7-11)

- Reflexión:
Muchas veces hemos rezado “Bajo tu amparo…” y, sin embargo, nos cuesta reconocer la presencia protectora de Dios que se nos hace manifiesta en la imagen maternal de María. Él siempre cuida de nosotros y nos regala la vida para que la disfrutemos y compartamos. Pero para experimentar este amparo es necesario confiar en él como un niño pequeño y abandonarse en sus manos. La sonrisa de María nos habla del amor de Dios, que nos invita a vivir en ese amor como ella lo hizo toda su vida.


SEGUNDO DÍA

- Lectura bíblica:
Dijo Jesús: “ Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y yo los aliviaré. Carguen sobre ustedes mi yugo y aprendan de mí, porque soy paciente y humilde de corazón, y así encontrarán alivio. Porque mi yugo es suave y mi carga liviana.” (Mateo 11, 28-30)

- Reflexión:
A veces estamos afligidos y agobiados por preocupaciones intrascendentes que nos quitan la paz y nos hacen perder el camino que nos lleva al Dios que habita en lo más íntimo de nuestro ser. A veces estamos divididos interiormente y vivimos disipados por mil cosas innecesarias que nos hacen descuidar lo principal… Si ponemos nuestros ojos en María, ella nos muestra a Cristo, que es nuestra luz. Es por eso que acudimos a ella con nuestras oraciones, para recibir esa luz que viene a nuestro encuentro para robustecer nuestra esperanza. Al mirar su rostro amable de Madre sonriente, confirmamos nuestra confianza en la infinita bondad de nuestro Padre Dios.


TERCER DÍA

- Lectura bíblica:
Dijo Jesús: “Les aseguro que si el grano de trigo que cae en la tierra no muere, queda solo; pero si muere, da mucho fruto. El que tiene apego por su vida la perderá; y el que no está apegado a su vida en este mundo, la conservará para la Vida eterna.” (Juan 12, 24-25)

- Reflexión:
El hombre de hoy, a pesar de vivir rodeado de otros hombres, muchas veces se siente solo, se llena de miedos y se pone a la defensiva. Cerrado en su egoísmo no percibe que si quiere tiene refugio en el seno maternal de María.
Para gozar de la compañía protectora de Dios es necesario tener los mismos sentimientos y disposiciones de María que siempre fue fiel oyente del Señor. Por su perfecta obediencia y la total disponibilidad que le hizo decir sí a Dios, a pesar de no entender ni saber cabalmente la dimensión que iba a tener su pedido, primero engendró interiormente a Cristo y luego lo dio a luz.
Así, siguiendo el ejemplo de la Virgen de la Sonrisa, el creyente descubre que su entrega se convierte en frutos abundantes, que sus obras son las que el Señor espera de él, porque se abre generosamente a la vida y se deja llenar de Dios.


CUARTO DÍA

- Lectura bíblica:
“En aquellos días, María partió y fue sin demora a un pueblo de la montaña de Judá. Entró en la casa de Zacarías y saludó a Isabel. Apenas esta oyó el saludo de María, el niño saltó de alegría en su seno, e Isabel, llena del Espíritu Santo, exclamó: ‘¡Tú eres bendita entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo para que la madre de mi Señor venga a visitarme? Apenas oí tu saludo, el niño saltó de alegría en mi seno. Feliz de ti por haber creído que se cumplirá lo que fue anunciado de parte del Señor'. María dijo entonces: ‘Mi alma canta la grandeza del Señor, y mi espíritu se estremece de gozo en Dios, mi Salvador, porque él miró con bondad la pequeñez de su servidora...'.” (Lucas 2, 39-47)

- Reflexión:
Una de las cosas que debemos aprender de María es a compartir con los demás las alegrías, las tristezas, los gozos, los dolores. María no es una mujer indiferente, cerrada en sus cosas, al contrario, ella está siempre disponible, acude siempre al encuentro del otro para tomar parte en su vida y para señalarle, con la sonrisa de sus labios, que la presencia de Dios lo acompaña en medio de todas las circunstancias.


QUINTO DÍA

- Lectura bíblica:
Jesús dijo: “Les aseguro que ustedes van a llorar y se van a lamentar; el mundo, en cambio, se alegrará. Ustedes estarán tristes, pero esa tristeza se convertirá en gozo. La mujer, cuando va a dar a luz, siente angustia porque le llegó la hora; pero cuando nace el niño, se olvida de su dolor, por la alegría que siente al ver que ha venido un hombre al mundo. También ustedes ahora están tristes, pero yo los volveré a ver, y tendrán una alegría que nadie les podrá quitar”. (Juan 16, 20-22)

- Reflexión:
El cristiano es un peregrino, un caminante esperanzado que avanza paso a paso hacia la Patria definitiva. Pero no por tener los ojos en el cielo deja de tener los pies sobre la tierra; vive en el mundo, pero no es del mundo. Cuando los que piensan que la vida termina en la tumba se desesperan, él se anima porque cree que las angustias y dolores del parto presente se convertirán en el gozo y la alegría eternos. En este mundo, que a veces percibimos como un “valle de lágrimas”, una certeza nunca nos debe abandonar: María está siempre dispuesta a interceder por las necesidades de sus hijos. Ella peregrinó por este mundo y experimentó necesidades similares a las nuestras, ahora que goza del cielo intercede por nosotros para que sigamos caminando.


SEXTO DÍA

- Lectura bíblica:
Jesús dijo: “No temas, pequeño rebaño, porque el Padre de ustedes ha querido darles el Reino”. (Lucas 12, 32)

- Reflexión:
Quien tiene a Jesús en su corazón tiene una alegría que nada ni nadie puede hacer desaparecer, porque se sabe parte del pequeño rebaño que él mismo pastorea. Quien tiene a Jesús en su corazón ve todo con los ojos de María y enfrenta las mayores dificultades sin perder la calma. La sonrisa bondadosa y serena de la imagen venerada de nuestra Madre nos anima, así enfrentamos todas las circunstancias que nos tocan vivir con la misma actitud de María, gozando, como ella, de la paz y de la confianza en Dios que todo lo puede: “El Señor es mi Pastor, nada me puede faltar” (Salmo 23, 1) .


SEPTIMO DÍA

- Lectura bíblica:
Jesús dijo: “No se preocupen por su vida, pensando qué van a comer, ni por su cuerpo, pensando con qué se van a vestir. ¿No vale acaso más la vida que la comida y el cuerpo más que el vestido? Miren los pájaros del cielo: ellos no siembran ni cosechan, ni acumulan en graneros, el Padre que está en el cielo los alimenta. ¿No valen acaso ustedes más que ellos?” (Mateo 6, 25-26)

- Reflexión:
Cada vez que emprendemos un camino nos invade un cierto temor, sabemos que la realidad muchas veces nos sorprende con sus dificultades, así como también con alegrías inesperadas. Enfrentamos las contrariedades con confianza, porque creemos firmemente que tenemos un Padre bueno en el cielo que cuida de nosotros. Aunque nos esforzamos como si todo dependiera de nosotros, rezamos como si todo dependiera de él. Juntos, él con su gracia y nosotros con nuestro esfuerzo, vamos tejiendo nuestra propia existencia un día a la vez.


OCTAVO DÍA

- Lectura bíblica:
“Se celebraban unas bodas en Caná de Galilea, y la madre de Jesús estaba allí. Jesús también fue invitado con sus discípulos. Y como faltaba vino, la madre de Jesús le dijo: ‘No tienen vino'. Jesús le respondió: ‘Mujer, ¿qué tenemos que ver nosotros? Mi hora no ha llegado todavía'. Pero su madre dijo a los sirvientes: ‘Hagan todo lo que él les diga'...” (Juan 2, 1-5)

- Reflexión:
Ya sabemos cómo terminó la historia, esa fiesta que simboliza la historia de la humanidad y la de cada uno de nosotros no se aguó… La hora de Jesús ha llegado, si invitamos al Hijo y a su madre para que participen de nuestra vida haremos de ella una continua fiesta en donde el vino de la alegría y de la fraternidad nunca faltarán. Acudiendo a la Virgen de la Sonrisa encontramos el consuelo necesario para superar todas las circunstancias penosas que ponen en peligro la fiesta de la vida.


NOVENO DÍA

- Lectura bíblica:
“El primer día de la semana, dos de los discípulos iban a un pequeño pueblo llamado Emaús, situado a unos diez kilómetros de Jerusalén. En el camino hablaban sobre lo que había ocurrido ( la condena y muerte de Jesús ). Mientras conversaban y discutían, el mismo Jesús se acercó y siguió caminando con ellos. Pero algo impedía que sus ojos lo reconocieran. Él les dijo: ‘¿qué comentaban por el camino?'. Ellos se detuvieron, con el semblante triste, y uno de ellos, llamado Cleofás, le respondió: ‘¡Tú eres el único forastero en Jerusalén que ignora lo que pasó en estos días!'. ‘¿Qué cosa?', les preguntó. Ellos respondieron: ‘Lo referente a Jesús, el Nazareno, que fue un profeta poderoso en obras y en palabras delante de Dios y de todo el pueblo, y cómo nuestros sumos sacerdotes y nuestros jefes lo entregaron para ser condenado a muerte y lo crucificaron. Nosotros esperábamos que fuera él quien librara a Israel. Pero a todo esto ya van tres días que sucedieron estas cosas. Es verdad que algunas mujeres que están con nosotros nos han desconcertado: ellas fueron de madrugada al sepulcro y, al no hallar el cuerpo de Jesús, volvieron diciendo que se les habían aparecido unos ángeles, asegurándoles que él está vivo. Algunos de los nuestros fueron al sepulcro y encontraron todo como las mujeres habían dicho. Pero a él no lo vieron'.
Jesús les dijo: ‘¡Hombres duros de entendimiento, cómo les cuesta creer todo lo que anunciaron los profetas! ¿No era necesario que el Mesías soportara esos sufrimientos para entrar en su gloria?'. Y comenzando por Moisés y continuando con todos los Profetas, les interpretó en todas las Escrituras lo que se refería a él.
Cuando llegaron cerca del pueblo adonde iban, Jesús hizo ademán de seguir adelante. Pero ellos le insistieron: ‘Quédate con nosotros, porque ya es tarde y el día se acaba'. Él entró y se quedó con ellos. Y estando a la mesa, tomó el pan y pronunció la bendición; luego lo partió y se lo dio. Entonces los ojos de los discípulos se abrieron y lo reconocieron, pero él había desaparecido de su vista. Y se decían: ‘¿No ardía acaso nuestro corazón, mientras nos hablaba en el camino y nos explicaba las Escrituras?'. En ese mismo momento, se pusieron en camino y regresaron a Jerusalén. Allí encontraron reunidos a los Once y a los demás que estaban con ellos, y estos les dijeron: ‘Es verdad, ¡el Señor ha resucitado y se apareció a Simón!'. Ellos, por su parte, contaron lo que les había pasado en el camino y cómo lo habían reconocido al partir el pan .” (Lucas 24, 13-35)

- Reflexión:
En el camino de la vida no estamos solos. Dios se hace caminante con nosotros y nos ofrece una nueva interpretación de las circunstancias que nos agobian o desconciertan. María con ternura inigualable, sonriéndonos nos llena de confianza en las horas más difíciles, porque de ella comprende nuestras debilidades y porque como madre nuestra nos siente carne de su carne y nos cobija en su regazo, cerca de su corazón que late de amor por nosotros y por el mundo entero.


ORACIÓN CONCLUSIVA PARA TODOS LOS DÍAS

De la mano maternal de María nos dirigimos al Padre con la oración que Jesús nos enseñó. (Se reza un Padre Nuestro)

Depositamos en las manos de María nuestras intenciones. (Se reza un Ave María y Bajo tu amparo)

Bajo tu amparo
nos acogemos,
Santa Madre de Dios.
No desprecies las oraciones
que te dirigimos en nuestras necesidades.
Antes bien líbranos de todo peligro,
Oh Virgen gloriosa y bendita.
Amén.

(fuentes: www.corazones.org; www.virgendelasonrisa.com.ar)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...